Actualizado: 09/12/2019 13:16
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Economía

Un perro tras su cola

Los meollos del mercado negro son una anécdota de poca monta comparada con los delitos de cuello blanco de la pretransición.

Comentarios Enviar Imprimir

No hizo la ley, pero sí conoce la trampa. Si un inspector llega a su puerta, Fermín B. ya no estará en problemas. Mostrará sus vales y todo en regla.

Como casi todos los del gremio, compra en las tiendas de divisas o shopping los comprobantes de los insumos empleados para hacer sus pizzas. Pero sólo los comprobantes, porque las materias primas las adquiere en el vasto mercado negro a menor precio.

"Esto vale diez pesos", dice Fermín, mostrando el ticket de cinco paquetes de un kilogramo de harina de trigo.

La misma cantidad obtenida por la izquierda en una panadería es algo menor que si la consigue en el mercado de los pesos convertibles. De todas formas, la mayoría de los vendedores de pizzas compran de contrabando los sacos de harina de cien libras por 250 pesos, para los cuales no habría cuartada alguna.

En la trastienda de su casa, en el populoso barrio del Cerro, Fermín cuece varias pizzas en un horno de gas ideado con más imaginación que piezas de desechos. Una alta yagruma echa sombra a un chihuahua jadeante.

"Espero que nunca me traben, perdería mi negocito", dice.

Una burocracia dispuesta al pecado

La práctica de Fermín tiene poco de excepción y sí mucho de regla. Los vendedores registrados de café o dulces también mantienen contactos con las cajeras de las tiendas para las ventas de comprobantes.

Una de ellas confiesa que hace de "chiva loca" para no entregar los vales a los clientes cuando pagan en la caja. En caso de que sean solicitados, "no me queda más remedio", pero la mayoría "no lo pide", dice con alivio.

Aceite, tomate, café, queso, harina y azúcar son los productos más demandados por los compradores de vales.

Autorizados desde 1994, los cuentapropistas no disponen de almacenes para comprar sus insumos, por tanto se les exige que documenten sus existencias contra los mercados en divisas.

Es una manera más de captar dinero, exprimir a la miniempresa privada y de paso contener los robos en almacenes. Pero esto es sólo en teoría. Las medidas de control son tan vulnerables, que hacen parecer ridículas las ordenanzas.

La corrupción en la Isla se aviva de los propios esquemas para combatirla. Es un perro tras su cola.

"¿Quieres un ejército disciplinado de corruptos? Pues sólo tienes que nombrar un cuerpo de inspectores", dice un jurista retirado que durante años trabajó con inventarios empresariales y problemas de este tipo.

Es una rápida conclusión que puede resultar exagerada. Pero muchos darían la razón al experto.

La tupida maleza de requerimientos y prohibiciones no hace otra cosa que montar una burocracia dispuesta al pecado, con tal de sacar algunos pesos. "La calle está muy dura y muchos valores se han perdido", argumenta el ex jurista.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.