Actualizado: 10/12/2019 14:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Almodóvar, Cine, Arte 7

Almodóvar se autoanaliza

No hay que ser fanático ni conocedor de la obra de Almodóvar para disfrutar este filme

Comentarios Enviar Imprimir

Según ha dicho Almodóvar, Dolor y gloria, su vigésimo segundo largometraje, es la conclusión de una trilogía bastante personal, que comenzó con La ley del deseo (1987) y siguió con La mala educación (2004). Como buen narrador y artista imaginativo, los filmes no constituyen autobiografías, sino que repasan aspectos importantes de su vida, crean personajes y ficciones y tocan una gran variedad de temas.

Dolor y gloria es la obra más personal de las tres. El realizador se las arregla para hacerse un autoanálisis, a veces demasiado freudiano para mi gusto, que no esconde nada respecto a lo que toca. A pesar de que muchas de sus películas (aparte de las arriba mencionadas, se puede citar Todo sobre mi madre, Volver y Los abrazos rotos), nos dejan caer muchos datos sobre sus preocupaciones, hechos de su vida y frustraciones personales mediante confesionales, introspección y diferentes alter egos, en este filme es mucho más directo y a la vez más reflexivo. Nos revela mucho más de sí mismo.

Salvador Mallo es un cineasta a quien el envejecimiento no trata bien. Se encuentra en medio de un aturdimiento creativo, los achaques de su cuerpo le recuerdan constantemente su edad y de pronto se entera que un filme suyo de hace cuatro décadas está siendo reconsiderado como una gran obra de arte, un filme de culto. Es una obra de la cual nunca estuvo orgulloso y que le costó la amistad de un actor muy querido. En medio de ello, un encuentro casual con una actriz también ya veterana, con quien había trabajado anteriormente, le revela que el actor, a quien no le dirigía la palabra desde entonces, se encuentra en Madrid.

Con la excusa de la próxima presentación del filme, Mallo va en busca de Alberto, para invitarlo a presentarla juntos. Salvador va con toda intención en un viaje a su pasado, a tratar de restablecer su creatividad. Se encuentra que Alberto ha cambiado muy poco, sigue siendo drogadicto, alcohólico y vive al garete, prestado en casa de amigos. Nunca obtuvo muchos beneficios de su arte, pero no parece tener ningún remordimiento. La amistad se revive y Salvador, necesitado de relajarse, se lanza a probar drogas y alcohol de nuevo. Esto lo lleva también a recordar su infancia. Comienza también a hurgar en su soledad y a cuestionarse el estadio de su vida.

La película se mueve entonces entre su niñez, que así empieza la película, como un recuerdo que le trae estar sumergido en el agua, que a mi me parece la metáfora más pedestre de todo el filme, y el tiempo actual y le da pie a reflexiones sobre su homosexualidad, su arte y el efecto que el tiempo ha tenido sobre cómo ha sido percibido, su percepción tanto de su obra como de su persona y de sus relaciones emocionales, sobre todo con su madre. Toca cuestiones importantes y como buen artista, no les da solución, simplemente provoca, cuestiona la interacción de la sociedad con las inclinaciones innatas y los cambios de los juicios políticos, sociales y estéticos. La caída de los estigmas. Los vaivenes de las modas ideológicas. En fin, recorre mucho terreno con ojo de cartógrafo, construye un complejo mapa emocional.

Almodóvar es un narrador muy perspicaz que es capaz de mezclar géneros sin esfuerzo y con gracia. Aquí hace gala de sofisticación. Es un filme maduro, no necesita impresionar. No hay efectismo, nos lleva al borde de situaciones emocionales y nos deja decidir cómo se atraviesan. El único defecto que le vi es que las secuencias de su infancia me parecen demasiado edulcoradas y predecibles, es un cuento de hados narrado como un cuento de hadas.

Antonio Banderas, como Mallo, desempeña una actuación mesurada, a tono con el drama del personaje, con una expresividad fuerte sin necesidad de grandes gestos. Ha regresado a los papeles que hizo con Almodóvar antes de convertirse en ídolo de matinée. Asier Etxeandia, quien viene mayormente de la televisión (Velvet, Los hombres de Paco), utiliza muy bien los recursos de ser actor de telenovela, porque Almodóvar siempre le da ese toque a su cine, un subterfugio que le permite insuflar un humor sutil a la trama. Hay también buenas actuaciones de Nora Navas (El ciudadano ilustre) como la atenta y fiel manager de Salvador, y de Penélope Cruz como la madre de Salvador cuando joven. También hay breves pero notables apariciones de Julieta Serrano, como la madre ya muriendo, y Leonardo Sbaraglia como un viejo amor del director en sus primeros años en el cine.

El veterano José Luis Alcaine, ya en su quinta colaboración con Almodóvar y quien ha trabajado con los mejores directores españoles, consigue imágenes de sobria belleza, que evitan la postal pero que con un excelente uso de la luz, realza la belleza de los paisajes y las habitaciones que enmarca.

No hay que ser fanático ni conocedor de la obra de Almodóvar para disfrutar este filme. A pesar de sus múltiples referencias, intertextualidades y guiños, es una película que se mantiene por su propio peso. Como colofón a su tema, es uno de los mejores trabajos de Almodóvar en los últimos años.

Dolor y gloria (España, 2019). Guion y dirección: Pedro Almodóvar. Director de fotografía: José Luis Alcaine. Con: Antonio Banderas, Asier Etxeandia, Nora Navas y Penélope Cruz. De estreno amplio en todo Estados Unidos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.