Actualizado: 10/12/2018 18:40
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

CON OJOS DE LECTOR

La imagen como motor de la historia (I)

Se cumple medio siglo de la publicación de 'La expresión americana', una visión sorprendente y sugestiva del complejo proceso cultural de América.

Comentarios Enviar Imprimir

En enero de 1957, apareció en algunos diarios habaneros el anuncio que ilustra este trabajo. En el mismo se daba a conocer el inicio de un ciclo de cinco conferencias que iba a dictar José Lezama Lima (La Habana, 1910-1976) en el Anfiteatro del Palacio de Bellas Artes, entre el 16 y el 26 de ese mismo mes. Lo auspiciaba el Instituto Nacional de Cultura del Ministerio de Educación y su título general era La expresiónamericana. En esas sesiones, Lezama Lima dio lectura a los cinco ensayos en los que desarrolló el tema escogido por él: Mitos y cansancio clásico, La curiosidad barroca, El romanticismo y el hecho americano, Nacimiento de la expresión criolla y Sumascríticas del americano.

Ocho meses después, el Instituto Nacional de Cultura editó aquellos ensayos en un libro. Según el colofón, se terminó de imprimir el 21 de octubre, aunque no se indica la cantidad de ejemplares que se tiraron. En su momento, La expresión americana tuvo una pobre recepción local. Entre los contados críticos que comentaron su salida estuvo Anita Arroyo, quien le dedicó cuatro artículos en el Diario de la Marina (en el primero de ellos desliza un error evidente, al referirse al libro como "un manojo de seis ensayos"). Tampoco tuvo ningún eco fuera de la Isla, donde no se tuvo conocimiento de su publicación.

No fue hasta la publicación de Paradiso, que tanto contribuyó a revelar internacionalmente a un escritor hasta entonces desconocido, cuando aquel libro empezó a ser descubierto y pasó a ser reeditado en varios países. Así, en la contraportada de la reimpresión chilena (Editorial Universitaria, 1969), la primera que apareció, se dice: "El conjunto ofrece una visión sorprendente y sugestiva del complejo proceso cultural de nuestro mundo, y es uno de los intentos más originales realizados en este medio por construir una teoría válida que posibilite la intelección de las secretas esencias de lo americano. La pasión y la sabiduría de estas indagaciones (…) resultan incitantes para el lector preocupado por los problemas de nuestras instancias formadoras".

Hasta la fecha La expresiónamericana cuenta además con ediciones en España (Alianza Editorial, 1969), Uruguay (Arca, 1969), Cuba (Letras Cubanas, 1993) y México (Fondo de Cultura Económica, 1993). Existen asimismo traducciones al portugués (Brasiliense, 1988), el alemán (Surkamp, 1992) y el francés (L'Harmatton, 2001). De todas esas ediciones, la mejor sin duda es la mexicana. La preparó la ensayista brasileña Irlemar Chiampi, quien estableció el texto fidedigno a partir del cotejo de la primera impresión y del manuscrito autógrafo del libro. Chiampi realizó además una meticulosa labor: ubicó las citas, incluyó las referencias bibliográficas omitidas por Lezama Lima, copió exactamente lo que éste citaba de memoria, corrigió errores (un ejemplo: unos versos atribuidos al colombiano Hernando Domínguez Camargo en realidad pertenecen al español Sebastián Francisco de Medrano). Asimismo incluyó 255 notas y comentarios de carácter crítico y didáctico, que facilitan la comprensión del texto y permiten una lectura mucho más provechosa.

La expresión americana se abre con una afirmación que luego se ha hecho emblemática, aunque sólo suele citarse la primera frase: "Sólo lo difícil es estimulante; sólo la resistencia que nos reta, es capaz de enarcar, suscitar y mantener nuestra potencia de conocimiento, pero en realidad ¿qué es lo difícil?, ¿lo sumergido, tan sólo, en las maternales aguas de lo oscuro?, ¿lo originario sin causalidad, antítesis o logos?". De manera indirecta u oblicua, Lezama Lima expresa en esas palabras una advertencia para los lectores incautos, así como una suerte de poética de toda su obra, tanto la poética y narrativa como la reflexiva y ensayística. Es, pues, una indicación que debe tomar muy en cuenta quien decida adentrarse en las densas páginas de La expresión americana, un libro que ilustra como pocos algo que anotó Julio Cortázar, quien tanto admiraba al autor de La fijeza: "Leer a Lezama es una de las tareas más arduas y con frecuencia más irritantes que puedan darse".

A través de los cinco ensayos que conforman el libro, Lezama Lima propone una indagación en lo americano, un intento de definir la originalidad que distingue su cultura de la europea y le aporta una identidad y una manera propia de enfrentar la existencia y la historia. Las interrogantes a partir de las cuales desarrolla sus reflexiones ya habían dado lugar a numerosas interpretaciones de muchos de los más destacados escritores de esos países. Sarmiento, José Enrique Rodó, José Martí, José Vasconcelos, Ricardo Rojas, José Carlos Mariátegui, Alejo Carpentier, Ezequiel Martínez Estrada, Germán Arciniegas, Mariano Picón Salas, Alfonso Reyes y Pedro Henríquez Ureña, son unos cuantos de los nombres señeros de ese sistemático empeño interpretativo que se inicia en el siglo XIX, por lo que cabe hablar de una verdadera y sólida tradición.

A la hora de redactar La expresión americana, Lezama Lima debió de haber sido consciente de que abordaba un tema sobre el cual ya se habían escrito numerosas obras, entre ellas varias particularmente brillantes. De ahí que se preocupó por que la originalidad de su libro estuviese sustentada en la nueva óptica desde la cual desarrolla su análisis. Por eso, en el primero de los ensayos se dedica, en buena medida, a exponer sus modos de argumentación, los puntos de vista teóricos en los que se va a apoyar en esa búsqueda de nuestra expresión. Ante todo, en lugar de privilegiar los hechos históricos y culturales, como hace la historiografía contemporánea, pone el énfasis en "las diversas eras donde la imago se impuso como historia". Ese nuevo planteamiento, aclara, lo habían anticipado, con "indicios e intuiciones", T.S. Eliot y Ernst Robert Curtius, aunque respecto al primero confiesa tener algunas objeciones (su acercamiento a los nuevos mitos le parece "esencialmente pesimista y crepuscular"). Eso lo lleva a declarar que en su método quisiera aproximarse más a la técnica de la ficción preconizada por Curtius, que al método crítico de Eliot.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.