Actualizado: 15/11/2018 8:55
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

'Caso Pavón'

La UNEAC declara que la política cultural de la Revolución es 'irreversible'

Un comunicado de esta entidad intenta cerrar el debate surgido entre intelectuales cubanos a partir de la exaltación de ex comisarios políticos en medios de la Isla.

Enviar Imprimir

En una declaración publicada este jueves en el diario Granma, la oficialista Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) advirtió que la política cultural cubana es "irreversible" y dijo sumarse a la "indignación" de intelectuales a raíz de la exaltación que se hiciera recientemente en la televisión de ex comisarios políticos, informó EFE.

"La política cultural martiana, antidogmática, creadora y participativa, de Fidel y Raúl, fundada con Palabras a los intelectuales, es irreversible", expresa la declaración de la UNEAC, titulada La política cultural de la Revolución es irreversible.

La institución intenta poner punto final a la polémica surgida la pasada semana entre intelectuales de fuera y dentro de la Isla, quienes en mensajes que hicieron circular a través de Internet mostraron su indignación por la aparición en la televisión cubana de varios funcionarios asociados con la censura de los años setenta, entre ellos Luis Pavón Tamayo, ex presidente del Consejo Nacional de Cultura (CNC) entre 1971 y 1976.

En la polémica participaron, entre otros, Antón Arrufat, Reynaldo González, Arturo Arango, Desiderio Navarro, Ena Lucía Portela, Reina María Rodríguez, Eliseo Alberto, Jorge Luis Arcos y Duanel Díaz.

Según refiere la declaración de la UNEAC, el ministro de Cultura, Abel Prieto, altos funcionarios del Partido Comunista de Cuba y del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) —dirigido por el teniente coronel Ernesto López— se reunieron el pasado 9 de enero con más de una veintena de intelectuales "para evaluar los hechos y consensuar una respuesta".

TEMA: La exaltación de ex comisarios políticos

"La preocupación fundamental de los compañeros allí reunidos, consistía en que los mencionados programas pudieran responder a una intencionalidad y expresar una tendencia ajena a la política cultural que ha garantizado y garantiza nuestra unidad. Fue de la mayor importancia contar desde el primer momento con el más absoluto respaldo de la dirección del Partido", señala la nota.

El Secretariado de la UNEAC informa además en su comunicado que el ICRT admitió que fue un "error" difundir esos programas, y lamenta que en este "intenso intercambio de opiniones", algunos intelectuales de fuera de la Isla, "trabajando obviamente al servicio del enemigo, han querido manipularla y sacar provecho de la situación creada".

"Quedarán definitivamente frustrados, una vez más, quienes pretenden ver en el debate entre revolucionarios posiciones ambiguas, fisuras u oportunidades para su agenda anexionista", subraya la declaración.

"No nos dividirán ni las torpezas ni los que quieren aprovecharse de ellas para dañar a la Revolución", señala el documento.

En el discurso Palabras a los intelectuales, pronunciado en junio de 1961 en una reunión con los intelectuales en la Biblioteca Nacional, Fidel Castro marcó los límites de la política cultural revolucionaria: "Dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, nada".

Arrufat, Premio Nacional de Literatura en 2000 y quien vivió cerca de 15 años de ostracismo por su homosexualidad, dijo a EFE que a partir de ahora se debería "abrir un debate sobre aquella etapa del pavonato", como se conoce a la gestión de Pavón.

"Creo que esto es mucho más profundo que una disculpa y abre una posibilidad de juzgar ese momento de la historia y me parece que sería muy sano", expresó.

La declaración "debe tener sus consecuencias: el juicio y la valoración crítica de aquella etapa, que hasta hoy no se ha hecho", agregó.

En opinión de Miguel Barnet, también purgado en los años negros por su homosexualidad y luego reconocido con el Premio Nacional de Literatura (1994), la declaración de la UNEAC es "justa y necesaria" tras el debate sobre unos acontecimientos "desagradables y negativos".

La polémica, según Barnet, "no debe trascender a otras latitudes ni ser caldo de cultivo para quienes no quieren a la revolución cubana". "Los que estamos aquí y hemos vivido estos años, somos los indicados para lavar nuestros trapos sean cuáles sean", afirmó.

También el escritor y crítico de cine Frank Padrón dijo estar satisfecho con la declaración de la UNEAC, aunque advirtió que sería "inadmisible" que la cultura cubana volviera a vivir un periodo similar de oscurantismo.

"Esos fueron errores de la propia revolución, que la propia revolución rectificó", opinó Padrón.