Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Historia, Cambios

Agosto

Culturalmente, no ha sido escasa la importancia de agosto, aunque poetas y cantautores se acuerden de abril

Comentarios Enviar Imprimir

Salvo catástrofes aéreas o exabruptos del clima, agosto es mes de pocas noticias. Los dictadores se contemplan satisfechos en los espejos de sus mansiones veraniegas, este año con cierta inquietud árabe. Los políticos presuntamente democráticos enfundan temporalmente sus ambiciones y se marchan a ensayar los discursos de la próxima legislatura, a la orilla del mar, ante la audiencia cautiva de sus nietos. Las guerras abandonan el allegro molto vivace por el allegro ma non tropo —matarse con estos calores es extenuante—. Y en los diarios florecen los refritos, las efemérides, la canción del verano, el cuento del verano y la bobería congénita del verano.

Libia es excepcional; allí campea un agosto perpetuo. Y Cuba. Los isleños no temen al bochorno veraniego, no demasiado diferente al bochorno que nos asedia todo el año, y hay que contar también con la bochornosa historia política nacional, incluso en época de nortes.

La cosa empezó un 3 de agosto de 1492, cuando don Cristóbal Colón partió en sus naos charter cargadas con lo más granado del sistema penitenciario (que se vaya la escoria, gritaban los vecinos de Palos de Moguer), e inauguraba lo que hoy llamamos globalización. Y fue un 5 de agosto de 1555 cuando Jacques de Sores desembarcó en La Habana con ánimo pendenciero y la intención de contribuir a la acumulación originaria del capital, como diría don Karl. Y miren por dónde, un 5 de agosto de 1895 morirá Engels en Inglaterra, y cinco días más tarde, pero de 1903, se fundará el Partido Bolchevique. Puede que alguien extraiga de esta coincidencia alguna moraleja. Tengamos en cuenta que también en agosto, el día 26, pero de 1789, la Revolución Francesa proclamó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

Culturalmente, no ha sido escasa la importancia de agosto, aunque poetas y cantautores se acuerden de abril y los periodistas oficiales se sientan más a sus anchas en julio como en enero. El 19 de agosto de 1823 fue abortada la conspiración de los “Rayos y Soles de Bolívar”, con lo que José María Heredia inauguró en la Isla el exilio intelectual, una de nuestras tradiciones con más solera. En agosto no solo se creó la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, sino que un 13 de agosto de 1957 asesinaron a los hermanos, y diz que poetas, Luis y Sergio Saíz y Montes de Oca, gracias a lo cual Cuba dispone de su Unión de Escritores Junior. Aunque un 21 de agosto de 1871 habían fusilado en la Cabaña a otro poeta, merecedor, este sí, de las antologías, por algún misterio de la industria cultural no existe la Brigada Juan Clemente Zenea. Ni la José Jacinto Milanés, quien nació el 16 de agosto de 1814.

Un 14 de agosto de 1867, Perucho Figueredo —al que fusilarán un 17 de agosto de 1870 en Santiago de Cuba— compuso el himno de Bayamo, aunque no se cantaría por primera vez en público hasta octubre del año siguiente, mes aciclonado como corresponde. También en agosto de 1879, el día 24, se inició la Guerra Chiquita, puente hacia la Guerra del 95, cuyos últimos disparos resonarían un 15 de agosto de 1898, cuando fuerzas cubanas al mando de Calixto García (quien había nacido un 4 de agosto de 1839) interceptaron una columna española que se dirigía a Gibara. Y un día 17 de 1906 estalló la Guerrita de Agosto, que cinco días más tarde reportaría su baja más ilustre: el general Quintín Banderas macheteado por la guardia rural cerca de Arroyo Arenas.

Agosto de 1900 vio nacer a Rita Montaner, y 19 años más tarde, a Benny Moré. La Única y El Bárbaro del Ritmo. Y un 13 de agosto, como bien sabemos, nació El Único, El Bárbaro sin Ritmo. Curiosamente, fue un 12 de agosto de 1933, tras una huelga general decretada el mismo mes, cuando huyó de Cuba Gerardo Machado. Pero en nuestra historia, lamentablemente, los buenos ejemplos nunca cunden.

A pesar de su carácter vacacional, en agosto se han fraguado acontecimientos que terminarían torciendo el curso de la Isla.

El 16 de agosto de 1925 se constituyó el primer Partido Comunista, cuyos miembros serían claves como herramientas (desechables) de gobernabilidad en los primeros años de la revolución.

Un 5 de agosto de 1951 hizo su última alocución radial Eduardo Chibás, líder del Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo) y esperanza de regeneración de la política republicana. Al final de su “último aldabonazo” se suicidó ante el micrófono de CMQ, y moriría once días más tarde. De haber prosperado su programa contra la corrupción, regido por el lema “Vergüenza contra dinero”, y que contaba con una masiva adhesión de los cubanos, el golpe de Estado de Fulgencio Batista quizás no habría sido viable; y la posterior subversión del orden democrático, impensable.

También en agosto, un día 4 de 1955, fracasó el primer plan para ajusticiar a Batista, concebido por Menelao Mora, al mando del movimiento insurreccional por el Partido Auténtico. Su éxito podía haber cambiado drásticamente el curso de la historia. Como cambiaría el curso de la historia el Manifiesto Número 1 del Movimiento 26 de Julio, redactado en México un 8 de agosto de 1955, y donde se llamaba a la lucha contra Batista y se exponían los 15 puntos del “programa de la Revolución”, abierta a todos los cubanos dispuestos a luchar por una Cuba democrática. Más tarde se establecería el “derecho de admisión” como en cualquier discoteca.

Y sería otro agosto, de 1960, el que dictaría medio siglo de relaciones con el vecino del Norte, cuando el día 6 fueron nacionalizados 36 centrales azucareros, las compañías de Electricidad y Teléfonos, todas empresas norteamericanas, “en respuesta a la política agresiva de Estados Unidos hacia la Revolución, y específicamente a la supresión de la cuota azucarera”.

Agosto de 1994 estalló en “El maleconazo”, cuando los cubanos echaron mano a nuestras más entrañables tradiciones marineras y se hicieron a la mar en embarcaciones junto a las cuales las carabelas de don Cristóbal serían high tech. Curiosamente, el Gobierno de la Isla ha bautizado al 5 de agosto como “Día de la Fidelidad a la Patria” sin siquiera consultar su opinión a los ciudadanos de la patria norteamericana.

Y por si alguien dudara de que la historia se repite, o negara el valor periodístico del refrito, propongo reeditar unas declaraciones de Enrique José Varona al diario El País, publicadas el 20 de agosto de 1930: “A mis ojos, no ha vivido Cuba momentos más sombríos… Hoy, el cubano es un mendigo y un paria. No es libre, ni tiene fuerzas para poner los medios eficaces de serlo. Nuestro gobierno nos duele hasta lo íntimo, y nos quejamos de él con perfecto derecho. El pueblo cubano tiene hambre; anda desperdigado por los campos en busca de un mendrugo. Ante este hecho monstruoso, todo palidece”.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.