Actualizado: 20/04/2019 14:23
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Viajes, Exilio

CAFE: En defensa de los viajes familiares

Contrarréplica al artículo CAFÉ y la bipolaridad política, de Haroldo Dilla Alfonso, publicado en CUBAENCUENTRO

Comentarios Enviar Imprimir

Hay que reconocerle a Haroldo Dilla (HD), su creatividad. Es heterodoxo no solo en el subjetivismo con que usa ciertos términos (comensales que no comen; contribuyentes que no contribuyen), sino en su lectura sobre CAFE y sobre los puntos de mi artículo.

Voy al grano.

1. HD establece que estuvimos presentes en la reunión de la Sección de Intereses de Washington el 28 de abril del 2012, en la cual los emigrados se comunicaron con el Gobierno cubano en La Habana por Skype, etc. Está nuevamente equivocado. En lo personal, no fui invitada a esa reunión, en la cual ningún miembro de CAFE participó. Una semana antes visitamos la Sección (el día 16 de abril), pero no en calidad de invitados a ningún evento, sino porque nosotros solicitamos la reunión. HD debería haber investigado mejor. Nos alegra, sin embargo, que incluya el link del blog de Ichikawa sobre una visita del 2011, pues satisface así la curiosidad de los comentaristas que ávidamente se preguntan qué va a decir un cubano en la Sección de Intereses.

2. No somos articulistas ni contribuyentes de Cubadebate, Prensa Latina, ni Granma. La entrevista a Eduardo Araújo que HD cita, fue publicada en el periódico español El Mundo, donde la autora (Wendy Guerra) publica semanalmente. Por alguna razón Cubadebate decidió incluirla en su página. Por otra parte, si HD coteja nuestro comunicado de prensa con la noticia circulada en Cuba sobre CAFE, verá que fue “editada”, eliminándose la parte donde exponemos nuestras demandas al Gobierno cubano. Ningún miembro de CAFE ha enviado colaboración ni contribución alguna a ninguno de los mencionados periódicos. Me reservo el derecho de mencionar las abundantes publicaciones de Dilla en órganos afiliados al Gobierno cubano. No acepto ni el ambiente macartista ni la visión (bipolar) de percibir todo lo que se vincule al Gobierno cubano como negativo (estructura mental que considero parte del problema).

3. En ningún momento dije que HD pertenecía al Departamento Ideológico del Comité Central. Citarme es la mejor forma de aclarar: “Va aún más lejos al acusar a los miembros del grupo de trabajar para Cubadebate, sitio del departamento ideológico del Comité Central del PCC, al cual él sí perteneció.” Establezco que perteneció a al PCC, no al Departamento Ideológico.

A HD le preocupa que la supuesta “bipolaridad” que nos endilga nos haga terminar “remesando e invirtiendo sin alterar los términos políticos gravosos que el Estado cubano impone”. A nosotros nos preocupa que HD ignore que para la mayoría de los cubanos que viven en EEUU es esencial mantener en vigor los viajes familiares, como estrategia básica para no seguir contribuyendo a lo que él mismo identifica como una “comunidad nacional dividida y fragmentada”. De hecho CAFE, que tanto preocupa a HD, nació cuando un grupo numeroso de cubano-americanos, reaccionaron con alarma ante el intento de los congresistas Mario Díaz-Balart y David Rivera, y el Senador Marco Rubio, de revertir la flexibilización de los viajes familiares, lo cual contribuiría aún más a la separación de la familia cubana.

HD piensa en términos de una “comunidad nacional dividida y fragmentada por la propia acción del Estado (cubano), que ve a los emigrados como negocio”. Nosotros pensamos en una comunidad transnacional dividida por los dos Estados. ¿Quién es el bipolar aquí? ¿HD, que concentra todas las críticas en un solo lado; o CAFE, cuando apuesta por una lectura más matizada? No creo que sea necesario vivir en EEUU para darse cuenta de que existe aquí una cruenta industria que lucra con una nación dividida. HD atribuye el afán de lucro solamente al Gobierno cubano. El precio de los pasaportes y demás trámites migratorios establecidos en Cuba es excesivo e injusto, y como tal, lo denunciamos. Pero los cabildeos de la derecha cubano-americana (corrupta, en no pocas ocasiones) en contra de los viajes y la familia cubana, no los son menos. Esta dimensión es fundamental, al punto que HD la reconoce, aunque le dedica menos tiempo que a defender a la militante comunista Camila Vallejo.

No podemos ignorar el legado histórico de estructuras de confrontación por ambas partes. CAFE sabe también que hay asimetrías de poder entre Cuba y EEUU, por lo que proponemos cuatro medidas que consideramos positivas para Cuba, independiente de que el embargo norteamericano se mantenga o no. A la vez, apoyamos un cronograma como el propuesto por el presidente James Carter en la Habana en 2002: que EEUU, el país más poderoso, rompa el el ciclo vicioso de confrontación eliminando completamente la prohibición de viajar, adoptando los estándares internacionales de libertad de movimiento. Cuba debería responder con una medida del mismo calibre.

Coincidimos con HD en que conversar con el Gobierno cubano es difícil, pero una actitud constructiva implica tomar ese reto. Hemos logrado una conversación en la Sección de Intereses en Washington con civilidad. En la reunión de Octubre del 2011 se nos dijo que apreciaban nuestras ideas pero que no nos olvidáramos que la soberanía estaba en Cuba, no en la emigración. Nuestra postura fue de rechazo a esa posición, insistiendo en que la soberanía estaba en la nación, que incluía tanto al pueblo en la Isla —que es la mayoría—, como a la emigración.

Otros puntos presentados fueron el énfasis en un nacionalismo incluyente, en el que no solo tenga cabida la ideología comunista, sino toda aquella que mantenga como principio básico una adhesión a la soberanía de Cuba como asunto no negociable (esos que nos llaman “plattistas”, debían ver algunas de nuestras intervenciones en la Sección de Intereses de Washington). Se planteó también la pertinencia de que el Gobierno cubano emita disculpas oficiales a personas que han sido victimizadas, tales como los homosexuales. Este proceso debe acompañar los loables esfuerzos presentes por erradicar la homofobia.

¿No sería este acaso el punto de partida para una actitud de respeto a la diversidad de opiniones y el pluralismo, que preocupa tanto a HD como a nosotros? Si la nueva izquierda “unipolar“ de HD ha logrado algún diálogo productivo con la embajada cubana en Santo Domingo, que nos informe. Hasta ahora lo único que ha hecho es cuestionar desde el butacón los esfuerzos de los que han defendido los viajes familiares, sin proponer —como él reconoce— ni estrategia, ni mapa, ni ruta.

CAFE reivindica la pluralidad de voces en la diáspora cubana sin abrogarse su representación. Como cubano-norteamericanos partidarios de una política de acercamiento y diálogo, abogamos por un reconocimiento de nuestra posición, pero no reclamamos monopolio alguno. Si Haroldo Dilla u otros cubanos en República Dominicana o Washington entablan otros diálogos con el Gobierno y la sociedad cubanos, sobre otras bases, no nos opondremos a los mismos. Por nuestra parte, seguiremos abogando por una agenda de cambio específico de la política norteamericana hacia Cuba y de Cuba hacia los cubanos que viven en la diáspora. Ese 60 % de la población cubano-americana, para el cual perder la posibilidad de ver a sus familiares en Cuba sí es parte del problema, no va a ser ignorado nunca más. CAFE seguirá adelante, sin presunciones ni protagonismos, pero con la certeza de que existe para ser parte de la solución.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.