Actualizado: 23/08/2019 21:21
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Inmigración, Estado de SATS

Dos agendas encontradas

Las denuncias y las agendas propuestas en el Primer encuentro de cubanos residentes en EEUU y una reunión de Estado de SATS, demuestran el abismo entre los intereses del Gobierno cubano y los de sus ciudadanos

Comentarios Enviar Imprimir

En la página web “La nación y la emigración” aparece la Declaración final del encuentro de residentes cubanos en los EEUU con representantes del Gobierno cubano celebrado el 28 de abril en Washington DC.

Por su parte, Estado de SATS, realizó un encuentro el 13 de abril con varios activistas como Berta Soler, Wilfredo Vallín, Reinaldo Escobar e Ismael de Diego sobre la visita de Benedicto XVI y la llamada operación Voto de Silencio, que reprimió e intentó silenciar la voz de la sociedad civil cubana.

Las denuncias y las agendas propuestas, demuestran el abismo entre los intereses del Estado cubano y los intereses de sus ciudadanos.

La Declaración de este primer encuentro propone en 8 de sus 10 puntos, demandas muy concretas al Gobierno de Estados Unidos. Si el Gobierno cubano hiciera una agenda tan concreta con respecto a sus cambios internos ya el país habría remontado la crisis de más de 20 años. Parece ser que la capacidad existe, por lo minucioso de la declaración, lo que falta para la política interna es la voluntad de hacer los cambios claros y precisos, algo muy provechoso para un gobierno que pretende escapar a todo control popular e incluso no rendir cuentas frente a sus propios funcionarios.

Agendas difusas facilitan el descontrol y la interpretación libérrima de las consignas generales: ¿actualización?, ¿lucha contra la burocracia? y ¿cambio de mentalidad?. Seguramente hasta los funcionarios más interesados en hacer cumplir los Lineamientos, se mueven en este típico marasmo de imprecisiones, un caldo propicio para la incertidumbre, el inmovilismo y la corrupción.

Pareciera que el objetivo del Primer Encuentro no era mejorar la relación del Gobierno cubano con sus emigrados residentes en Estados Unidos sino la de convertirlos en dócil apoyo incondicional y voceros de su política exterior frente al gobierno del país donde residen. Una vez más, “los seleccionados participantes” en el encuentro aceptan la agenda de política exterior del Gobierno cubano y optan por silenciar y aceptar su represiva política migratoria. ¿Dónde están los intereses de los emigrados?

En su punto 9, la Declaración señala: “Apreciamos la voluntad e interés del Gobierno cubano de continuar el proceso humanitario de flexibilización de las regulaciones migratorias necesarias para la unificación de la familia cubana y que contribuyen al fortalecimiento de las relaciones entre la nación y la emigración”.

Hasta ahora las leves flexibilizaciones pueden resumirse en tres: ya es posible repatriarse —llenando todos los documentos requeridos— sin tener que estar en condiciones físicas lamentables o estar avanzados en el rango de la tercera edad. Si el ciudadano cubano está casado con un extranjero ya no tiene que pagar los 40 CUC que hasta hace poco debía depositar para que su cónyuge pudiera compartir en la casa de la familia del ciudadano cubano. La tercera, parece no ser obligatorio, para los ciudadanos cubanos que visitan la Isla, pagar el seguro médico de los días de estancia en Cuba.

Son tan precarias las flexibilizaciones y significan una violación a los derechos humanos tan flagrantes que el Gobierno cubano no las ha hecho públicas para no convertirse en el hazmerreír de la comunidad internacional y seguir aplicando la discrecionalidad en su política migratoria.

La mayoría de los puntos de la Declaración son atendibles a quien corresponda, lo que es inaceptable es que se utilice a la comunidad de residentes en los Estados Unidos para convertirlos en el lobby de otro Estado que simultáneamente pisotea sus derechos ciudadanos.

La otra agenda propuesta es la de Estado de SATS. Esta plataforma de discusión cívica, la más diversa, amplia y activa de la sociedad civil cubana, analizó en su entrega del 13 de abril las violaciones a los derechos ciudadanos a propósito de la visita del Papa.

Esta otra agenda denuncia la arbitrariedad de los órganos de la Seguridad del Estado cubano que actúan por encima de la Constitución violándola y cómo las instituciones estatales, encargadas de controlar la legalidad de las actuaciones de este órgano represivo, se supeditan a sus dictados o se esconden detrás de sus desmanes para aplicar una política represiva anticonstitucional.

Arrestos arbitrarios, la incomunicación de los detenidos durante su arresto, la falta de explicación de las causas de sus detenciones, la inexistencia del habeas corpus. Uno diría que la Seguridad cubana ha aprendido mucho de las dictaduras militares latinoamericanas.

Esa indefensión ciudadana frente al Estado cubano y frente a sus órganos represivos además de la ausencia de tribunales que garanticen la inviolabilidad de la Constitución, y por lo tanto, la imposibilidad de defensa y de réplica de las víctimas a la arbitrariedad de estos órganos, es un asunto que afecta a toda la ciudadanía, sean el objeto preferido hoy de la represión o lo sean mañana. Todos somos rehenes.

Por eso remito al lector a que vea y escuche las valiosas intervenciones de Wilfredo Vallín y Reinaldo Escobar sobre el articulado de la Constitución y las violaciones de artículos del Código penal vigente. También podrán escuchar los testimonios de los detenidos y las estrategias de los activistas frente a la indefensión ciudadana.

La sociedad civil cubana ya conoce la importancia del marco jurídico para sus propia existencia, y por ello, los activistas de todas las tendencias políticas están proponiendo el conocimiento de la ley y la superación de los artículos constitucionales y penales que han quedado al descubierto en su incumplimiento o en su arbitrariedad con esta ola represiva a propósito de la visita del Papa y del acumulado de represiones anteriores.

Si comparamos las denuncias y agendas del Primer Encuentro y las de Estado de SATS, cuál de las dos nos concierne a los ciudadanos cubanos ¿las razones de Estado o la ausencia de derechos de los ciudadanos que ese Estado dice representar?


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Una reunión de Estado de SATS en esta foto de archivoFoto

Una reunión de Estado de SATS en esta foto de archivo

Relacionados

ACTIVISMO SOCIAL, DEBATE

Activistas debaten sobre la visita de Benedicto XVI y la operación “Voto de Silencio”

La líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, el abogado Wilfredo Vallín, el periodista independiente Reinaldo Escobar y el cineasta Ismael de Diego, debaten sobre la visita de Benedicto XVI y la llamada operación “Voto de Silencio”, que reprimió e intentó silenciar la voz de la sociedad civil cubana. [EstadodeSats]

Comentarios