Actualizado: 15/04/2024 23:17
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Cuba, Exilio, Redes Sociales

El mismo paredón: el linchamiento en redes sociales

Con otros ejecutados y nuevos ejecutores, se repite el mismo paredón

Comentarios Enviar Imprimir

El libro El otro paredón, escrito por varios cubanos prominentes, entre ellos el recién fallecido Carlos Alberto Montaner y el historiador Rafael Rojas, hace un análisis exhausto sobre los asesinatos de reputación en la Cuba castrista.

El texto se centra en ejemplos concretos, como el político Carlos Márquez Sterling, el empresario Amadeo Barletta y el periodista Carlos Alberto Montaner, y desde estos particulares generaliza y describe a la perfección un fenómeno usado por los mecanismos de propaganda del aparato para destruir la reputación de quienes le adversan. Para el analista político e historiador, Juan Antonio Blanco, otro de los autores, la obra tiene de singular el hecho de exponer “una forma organizada de terrorismo estatal orientado hacia la deliberada y completa destrucción de la credibilidad de una persona, grupo o institución”.

Pero los fusilamientos del honor no son exclusivos del totalitarismo cubano, aunque sea este uno de los líderes en este departamento. En todo caso es una práctica relativamente común entre rivales políticos o de cualquier tipo, cuyo objetivo fundamental es siempre el mismo: cuestionar la credibilidad del otro, en lugar retarlo en el plano de las ideas.

En estas décadas de dictadura comunista hay un tipo de víctima singular: esos que han sido atacados con esas mismas armas por partida doble, desde la maquinaria engrasada y robusta de la nomenclatura, y desde las propias filas de la disidencia. El listado no es breve y las épocas y circunstancias, distintas. Por razones de espacio me limitaré a algunos ejemplos relevantes.

Bernardo Benes

Fue un destacado abogado, banquero, periodista y líder cívico judío cubano. Gracias a sus gestiones, junto a otro grupo de cubanos de buena voluntad, fueron liberados más de 3.600 presos políticos que pudieron reencontrarse con sus familiares en el exilio tras duros años de encierro, torturas y separación.

Pero Benes para lograrlo tuvo que viajar a la Isla en múltiples oportunidades y reunirse con Fidel Castro, el carcelero que tuvo las llaves de cada celda hasta el último minuto de su vida; tal acto (el de mediar con el tirano por una buena causa) fue considerado de alta traición por los sectores recalcitrantes del exilio, quienes respondieron acusándolo de agente y ubicando varias bombas convenientemente para ajusticiar al hereje.

Ricardo Bofill Pagés

Uno de los fundadores de la disidencia pacífica en Cuba, cuando para muchos la vía armada fue considerada inviable. Bofill fundó el 28 de enero de 1976 el Comité Cubano Pro Derechos Humanos (CCPDH) junto a Adolfo Rivero Caro, Elizardo Sánchez Santacruz, Edmigio López Castillo y Enrique Hernández Méndez, con el apoyo de Marta Frayde.

En sus inicios, la vía pacífica en la defensa de los derechos humanos en Cuba fue también calificada como una especie de felonía, y muchos de sus miembros como agentes encubiertos y falsa oposición. Fue Carlos Alberto Montaner quien primero le dio el apoyo a esa nueva forma de lucha.

Osvaldo Payá

Uno de los líderes más importantes de la oposición política al régimen cubano, difería de la línea central de una buena parte de la disidencia. Estaba en contra del embargo al hallar este contraproducente en el camino hacia la democracia en Cuba y fue arduamente criticado en Miami por asumir esta postura y al “usar las mismas reglas de la dictadura”, recogiendo las firmas necesarias para intentar cambiar la constitución imperante en ese entonces.

Dos facciones: un mismo objetivo, métodos opuestos

Antes de regresar a la esencia de lo que pretende este artículo analizar, vale la pena definir lo siguiente:

Muchos cubanos dentro y fuera de la Isla anhelamos lo mejor para la patria; esto es: una democracia con respeto a los derechos humanos y un lugar de prosperidad, habitable.

Grosso modo: Un grupo cree que las sanciones es el camino, y cualquier cosa en el sentido contrario tributa a la eternización del sistema, que todo el sector privado es orgánico al Estado y contribuir con este es un error de plano. El otro grupo argumenta que los largos años de embargo y aislamiento no nos han acercado al lugar deseado y que vale la pena intentar otra vía, en términos concretos: intentar crecer, empoderar al sector privado incipiente hasta que se haga lo suficientemente grande y fuerte, y pueda articularse y retar al Estado reclamando cambios profundos en lo político y económico.

Soy de los que se ubica en el segundo grupo, pero me cuestiono permanentemente si estoy en lo correcto y son los del primer grupo quienes aciertan en la diana. En todo caso, quien tenga la razón, bienvenido sea. En todo caso nadie tiene la verdad absoluta ni una bola de cristal.

Un artículo de Cubanet y la polémica desatada

Las líneas escritas por mí hasta ahora han sido con la intención de establecer un contexto en el que de forma general se circunscribe el conflicto en los diversos enfoques hacia una probable solución para Cuba y algunos protagonistas de ese disenso dentro de la línea tradicional de la oposición cubana han sido atacados en el carácter y no en el plano de las ideas.

Un texto (https://www.cubanet.org/destacados/agentes-de-influencia-guennady-rodriguez-el-youtuber/) de la periodista opositora Camila Acosta publicado en días pasados, afirma que el youtuber Guennady Rodríguez es un agente de Influencia.

El reportaje apareció originalmente en las páginas del medio digital Cubanet y se ha reproducido en distintas plataformas por actores políticos que subscriben el mensaje.

Comenzó así, veloz y sin pausa, un linchamiento mediático sobre la figura de Rodríguez quien ha desmentido a través de una réplica publicada en el mismo Cubanet, la supuesta conclusión a la que llega Acosta sobre la militancia del primero como agente de influencia. No puedo afirmar que la autora, en un inicio, prefirió el camino más corto para discrepar de las posturas de Guennady, pero el resultado del trabajo, comprobable en redes sociales, ha sido una avalancha de ofensas y odio contra un individuo que hasta que no se pruebe en una corte, no es culpable de nada

No es propósito de estas cuartillas hacer un análisis del discurso sobre el escrito de marras, pero voy a tomar algunos de los puntos que parecen ser el centro de su hipótesis a probar.

El diagrama

La periodista ubica al youtuber en el centro de un diagrama de trazos sencillos donde lo enlaza por un punto a su programa y plataforma, 23yFlagler y por otro, con paradas intermedias, lo finaliza y vincula con GAESA y Luis Alberto Rodríguez Calleja. Con un poco de imaginación y más espacio, trazando una línea un poco más prolongada desde 23yFlagler, podrían vincular a quien escribe estas líneas, por ejemplo, pues fui colaborador del sitio en su sección de sátiras; y dado los probados lazos con mi progenitor, con este, y con la incipiente resistencia tras el triunfo de Fidel Castro, causa por la cual mi padre (EPD) fue a parar a la cárcel en los años 60 del pasado siglo.

Culpabilidad por asociación

Nadie es culpable por asociación, ni por reunirse con este o con el otro. Y si es cierto que Guennady es del grupo de los que escogen una vía distinta a otros sectores, eso no es probatorio de que sea agente de nada. Vamos, que Trump se reúne con Putin y lo halaga o se escribe cartas y dialoga con el líder norcoreano y nadie entre los sectores más radicales parece molestarse.

Por otra parte, es una culpabilidad que parece heredarse desde una entidad del diagrama hacia la otra. Una de ellas, el Cuba Study Group, es señalado frecuentemente como impulsor del, acercamiento entre USA y Cuba, del levantamiento del embargo y de promover y apoyar al sector empresarial privado en la Isla, ergo el CSG es un “agente de influencia” que responde a los intereses de la dictadura.

Pero, ¿quiere el gobierno cubano el acercamiento?, ¿le interesa crecer el sector privado?

Sin embargo, parece ser el mismo régimen comunista el que no está interesado en ningún acercamiento, ni levantamiento del embargo ni en el avance y prosperidad del ingente sector privado.

En momentos en los que parece más necesitar de ese acercamiento, Raúl Castro y sus subordinados apoyan la invasión rusa a Ucrania, estrechan relaciones con Putin y anuncian colaboración militar conjunta, así como instalan bases militares chinas y no esconden cooperación bélica con la nación asiática.

La cúpula criolla no ha dado nunca ninguna señal clara de querer un entendimiento con su vecino del Norte. De haber sido el caso, hubiese dado al menos pasos mínimos en materia de derechos humanos y políticos, en lugar de aumentar la represión y hubiesen evitado alianzas peligrosas y provocaciones como las mencionadas antes. Así ha sido en la historia, dos ejemplos son Carter y Clinton, cuyas administraciones “amenazaron” con un acercamiento y Castro respondió enviando tropas a Angola y derribando las avionetas de Hermanos al Rescate, respectivamente.

La evidencia indica, también, que Canel y sus ordenadores del ordenamiento son los menos interesados en el crecimiento del sector privado. Lo aceptaron a regañadientes y lejos de empoderarlo, hacen cualquier cosa para sabotear su avance. Desde las leyes draconianas, el no permitir la inversión norteamericana directa, hasta el último de sus atentados al respecto: la bancarización.

En este sentido, y bajo esta lógica, parecen el CSG y Guennady más enemigos que amigos del Gobierno cubano.

Por último, lo que he visto de Guenna Rod, como se conoce en redes, especialmente luego del 11j, es el apoyo irrestricto a los activistas de la Isla, la defensa por los derechos humanos en Cuba y abogar por una solución democrática al conflicto cubano. En lo que difiere con las demás plataformas es en la estrategia.

Ha sido en su plataforma, como pocas, donde han confluido individuos de distintos puntos de vista en el espectro político y se le ha dado voz a esa pluralidad que necesitaremos, tanto en democracia, como en el camino que tenemos que recorrer para llegar a ella.

“La soledad moral”, decía Erich Fromm, “es más terrible que la soledad física”. Por eso es tan doloroso cuando suceden estos fusilamientos expeditos del honor, especialmente hoy en las redes sociales donde todo se multiplica y crece de forma exponencial, en forma de odio. Una cosa es cuestionar las ideas y otra bien distinta, terrible, cuestionar las motivaciones y la integridad de esa persona.

Son otras las circunstancias, otros los ejecutados, otras las armas y otros los que halan el gatillo, y aún el que está siendo fusilado en su carácter, en su credibilidad y su honor, siente que es el mismo paredón.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.