Actualizado: 04/03/2021 13:19
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Trump, EEUU, Miami

El Trumpón que vendría

El desespero y embullo exiliares han empollado ahora, como enésima esperanza, la enésima promesa del enésimo candidato presidencial en EEUU

Comentarios Enviar Imprimir

Abundar en críticas al castrismo dista mucho de ser un reto. Se ha convertido en pasatiempo del anticastrismo perdido. Todas y cada una de las maldades de la dictadura casi sexagenaria están requete-dichas y requete-demostradas. Quienes insisten en ellas ni ponen nada nuevo bajo el sol mediático ni dan salida práctica. Se la pasan maldiciendo, caramba, contra la dignidad de dilucidar qué hacer para acabar con el castrismo. Y dilucidarlo implica criticar qué se está haciendo mal.

No importa que la crítica se ejerza cómodamente desde el exilio. Después de salir zumbando por causa de Castro y de la mayoría del pueblo de Cuba, ningún exiliado puede darse el lujo de aguantar a quienes se queda(ro)n para oponerse al castrismo con disparates.

Tampoco importa que esos patriotas vayan a la cárcel o salgan con la nariz rota u otras magulladuras que, por cierto, ya no impiden viajar al exterior para seguir hablando mal del Gobierno y regresar a la patria para continuar con las sonseras. Ni el valor ni el heroísmo ni el martirio han sido jamás obstáculos para meter la pata. Y los casos y cosas de casa Cuba derivan a menudo del tumbe y el paripé, aunque se traguen en el exilio por causa del desespero y el embullo.

Tumpaganda y cruda realidad

Ese desespero y embullo exiliares han empollado ahora, como enésima esperanza, la enésima promesa del enésimo candidato presidencial en EEUU. Al pasar por Miami este 16 de septiembre, el candidato republicano Donald Trump siguió la tradición de hipocresía que viene del alarde de Kennedy, hace más de medio siglo, con que la bandera de la Brigada de Asalto 2506 se izaría en La Habana. Y soltó alegremente:

We are also going to stand with the Cuban people in their fight against communist oppression (…) All of the concessions that Barack Obama has granted the Castro regime were done through executive order, which means the next President can reverse them – and that is what I will do, unless the Castro Regime meets our demands, [which] will include religious and political freedom.”

Antes de cifrar esperanzas en Trump, el exilio debía ponderar que este candidato no viene del establishment político y procede más bien con la lógica instrumental del hombre de negocios. Como el núcleo duro de esa mentalidad es la eficacia de las inversiones, si sale presidente Trump tenderá más bien a olvidar las promesas a los exiliados cubanos, tal como hicieron todos sus predecesores en campaña y en la presidencia misma, para declarar al anticastrismo perdido en bancarrota, tal y como hizo con sus casinos en Atlantic City, por falta de ganancias en la inversión.

Trump tiene como dato de entrada que todos los fondos invertidos en programas para la transición a la democracia en Cuba han arrojado cero retorno. Y como recomendación política, convalidada por la realidad, tiene aquella que dio el jefe de la diplomacia americana en La Habana desde abril de 2009: quitar el pie a la llamada oposición y buscar solución en las entrañas del régimen.

Si desde la presidencia Trump abordara el problema cubano, de seguro preguntaría qué resultados han arrojado las inversiones de intención política en Cuba. Al cierre del último semestre de este año fiscal en EEUU tenemos como muestra por mes:

  • 12 de septiembre. Victoria de Fariñas por dejar su huelga de “hambre y sed” por casi dos meses sin conseguir absolutamente nada
  • 15 de agosto. El II Encuentro Nacional de cubanos creó en Puerto Rico los mecanismos de papel para instaurar la Nueva República de Cuba
  • 1 de julio. El cardiólogo, digo: politólogo Orlando Gutiérrez Boronat proclamó desde Miami “Victoria en La Habana”, ya que la campaña Todos Marchamos “está avanzando en un terreno donde la dictadura no puede avanzar: el corazón del pueblo”
  • 27 de junio. Berta Soler y su esposo rompieron y lanzaron a la calle los “equipos” de la sede nacional de las Damas de Blanco, que es la vivienda de ambos comprada con fondos del exilio, al igual que los equipos.
  • 21 de mayo. El Frente Nacional de Resistencia anunció en Placetas, donde se reunieron once militantes encabezados por Antúnez, que “El miedo en Cuba ha desaparecido” y la campaña “No, no y no” genera “resistencia continua” al escribirse “No” en billetes y muros
  • 28 de abril. El Jeral de Miami informó que “Los cubanos empiezan a perder el miedo”, al reportar sobre “actividad infantil” de UNPACU en el Parque Baconao que animó a descargar contra la dictadura

Los resultados de los demás meses, semestres y años son más o menos parecidos. Y el nuevo año fiscal comienza con la puesta en escena de “Todos por Cuba Libre”, que cuenta con guion de la Asamblea de la Resistencia Cubana y del Foro de Derechos y Libertades. Al repasar la lista de los “actores políticos” ligados a estos resultados, la respuesta más probable de Trump sería: You’re fired!


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.