Actualizado: 20/10/2021 13:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Opinión

La falta de agua, penuria adicional para los cubanos

En un país donde los fenómenos naturales tienen efectos desastrosos adicionales, debido a la situación calamitosa de la infraestructura, la falta de agua por una prolongada sequía se ha venido a sumar a los males nacionales

Comentarios Enviar Imprimir

Al acelerado deterioro del nivel de vida de la población a causa de la profundización de la crisis, se añaden las consecuencias de la sequía que golpea la Isla desde finales de 2008, y que convirtió el 2009 en uno de los años más secos desde 1901.

Según información de la prensa cubana, el volumen actual de agua en los embalses es de 46,0% como promedio nacional al cierre del 14 de abril. Algunas provincias tienen aún peor situación; Ciudad de La Habana y Sancti Spíritus con 23,0%, Ciego de Ávila con 31,6% y Granma con 39,0%. Como ya algunas fuentes de abasto están agotadas, 632.700 personas dependen del servicio de agua a través de camiones cisternas, con el resultante gasto de combustible. Esa cifra se elevará paulatinamente, si no llegan las ansiadas lluvias de mayo.

El Gobierno ha lanzado una poderosa campaña propagandística para el ahorro de agua por la ciudadanía. El presidente Raúl Castro, al votar en las “elecciones” municipales del 25 de abril, señaló los peligros que tiene esta situación para Cuba y reiteró la necesidad de un uso racional del agua.

Las consecuencias no sólo inciden sobre la población, sino que repercuten sobre la producción en general, y muy especialmente sobre la agropecuaria, sustancialmente deteriorada por la carencia de recursos a causa del cada vez más asfixiante déficit de divisas. En Cuba los fenómenos naturales tienen efectos desastrosos adicionales debido a la situación calamitosa de la infraestructura.

Igual problema se afronta ahora con la sequía, en un país donde el 58,0% del agua bombeada se pierde por deficiencias en los sistemas de distribución, principalmente salideros, tanto en las conductoras como en la red de distribución y los sistemas interiores de los inmuebles, cuestión reconocida oficialmente. El despilfarro de recursos hidráulicos le cuesta al país 500,0 millones de dólares al año por motivo del gasto en energía por bombeo de agua que luego se dilapida, según señaló el vicepresidente del Consejo de Ministros, Ramiro Valdés, en una intervención ante la Asamblea Nacional, a finales de diciembre pasado.

En un alto porcentaje, las redes tienen un tiempo de explotación de entre 50 y 100 años, sin que desde hace mucho tiempo tengan un adecuado mantenimiento. Esto ocasiona que las soluciones actuales no sólo sean reparar los salideros existentes, sino ejecutar una total rehabilitación del sistema. Al arreglar un salidero en una línea, aumenta la presión en otras secciones de la tubería deficiente, lo que desplaza el problema, según describe un artículo publicado en el periódico Granma en enero.

El deterioro del sistema alcanza tal magnitud que expertos calculan que un programa para solucionarlo definitivamente requeriría de 10 a 15 años, sin tener en cuenta los efectos negativos sobre ese proyecto de la falta de recursos financieros actuales en el país.

A este complejo panorama, se añade que los sistemas de desagüe de las aguas negras también están en muy malas condiciones, así como el alcantarillado, que muchas veces no funciona por ausencia de mantenimiento o por no haberse remozado de acuerdo con el crecimiento poblacional. Esto provoca una fuerte contaminación del agua potable, lo cual es sumamente peligroso para la salud.

El despilfarro de agua en Cuba es uno de los problemas medioambientales más serios. Pero habría que añadir la degradación de las tierras cultivables en los últimos 50 años, lo que ha provocado un impresionante descenso de la fertilidad de los suelos, según informaciones aportadas por expertos del Gobierno. Tampoco puede soslayarse la creciente contaminación de los ríos y otras fuentes hidráulicas; así como de los puertos y bahías donde se ha dañado sensiblemente el ecosistema. Incluso en la zona niquelífera del norte de Oriente o alrededor de las plantas cementeras hay gran polución. La contaminación ambiental por la emisión de gases industriales no es mayor a causa del pronunciado declive del sector industrial, que por el volumen físico de los productos elaborados actualmente está a menos del 50,0% del nivel logrado en 1989.

Resulta paradójica la supuesta preocupación del Gobierno por los problemas medioambientales del planeta, y sus pretensiones de dar lecciones en esa materia, cuando su ejecutoria en el archipiélago cubano ha sido tan irresponsable, errática e ineficiente.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.