Actualizado: 20/11/2017 9:27
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Cienfuegos, Cuba, Payá

Preludio: Rosa María Payá en NTV

Como las ideologías viene prevaleciendo sobre los hechos en casi todas las peripecias del caso cubano, las muertes de Payá y Cepero se afianzan en la mitología exiliar como imagen del Estado dictatorial, tal y como la muerte de Camilo Cienfuegos

Comentarios Enviar Imprimir

El Noticiero Nacional de Televisión (NTV) tomó forma de tornado y en la emisión de este martes 27 de junio fueron abrazados la muerte de Oswaldo Payá y el amor de su hija trastocado en ánimo de lucro por la periodista Liz Oliva.

Su reportaje incluyó breves imágenes del personal técnico del MININT en faena relacionada con la cadena de custodia del Hyundai Accent 2010 con matrícula T-31402, que el inefable Komsomol del Partido Popular (PP) español Ángel Carromero alquiló a la agencia CUBACAR para ir de La Habana a Santiago en su primera visita a Cuba y terminaría accidentado en la carretera Las Tunas-Bayamo el 22 de julio de 2012. Así, la maquinaria de propaganda del tardocastrismo preludia la respuesta oficial —indefectiblemente negativa— al pedido de revisión de la sentencia condenatoria de Carromero, presentado por Rosa María Payá el 27 de febrero de este año y admitido por la titular del Ministerio de Justicia (MINJUS), María Esther Reus González.

Por imperativo de la Ley de Procedimiento Penal (LPP), el MINJUS tiene que comunicar a Rosa María Payá la decisión fundada del rechazo de la revisión en el plazo de “noventa días contados desde el recibo de la solicitud”. Este plazo debe haberse alargado, pero ya está al vencer, porque el MINJUS pidió el original de la declaración jurada de Carromero invocada como causal fáctica de la revisión: que “a lo largo del viaje que realizó, el compareciente y sus acompañantes fueron perseguidos y hostigados hasta que un vehículo golpeo la parte trasera del coche y les sacó de la carretera. Es víctima de montaje y no es responsable de ningún accidente” [Escritura Pública 358, de 6 de febrero de 2013, del protocolo del notario madrileño Vigil de Quiñones Parga].

Dialéctica de las dos orillas

La reportera despachó al Movimiento Cristiano Liberación (MCL) y la iniciativa Cuba Decide con una sola frase: “Si escucha el nombre de Rosa María Payá, probablemente no sepa de quién le hablan”. Y alivió el despiste de los televidentes con que era uno de los “personajes de la fauna contrarrevolucionaria cubana que sirvieron de telón de fondo al presidente estadounidense, Donald Trump”, en la puesta en escena del cambio de política hacia Cuba.

Para remachar, Oliva largó que “el rol de víctima preconcebido convierte a Rosa María Payá en la imagen de la contrarrevolución cubana” y la muerte del padre es su “principal fuente de ingresos”. Allanado así el camino, cabe esperar en breve la respuesta del MINJUS a la solicitud de revisión. Por regla del lenguaje, la argumentación se apartará de la descarga política del NTV para seguir la línea aséptica de la sentencia que condenó a Carromero a cuatro años de cárcel por “homicidio cometido en ocasión de conducir vehículos por la vía pública”.

La causal precisa de revisión estriba en que, según Carromero, “no se concedió ninguna prueba a mi defensa”. Así no sólo se habría quebrantado la garantía procesal esencial de que el acusado puede “proponer pruebas a su favor” (LPP, Art. 249). También se habría soslayado una prueba crucial que puede “practicarse a instancia de parte” (LPP, Art. 209): el peritaje para determinar si otro vehículo estuvo involucrado en el accidente.

Desde luego que la sentencia contra Carromero es un clavo pasao. El jurista español José María Viñals, coordinador de la defensa por encargo del bufete madrileño Lupicinio Abogados, resumió los descargos con que Carromero no venía a exceso de velocidad y el tramo de vía no asfaltado estaba mal señalizado. Ni por asomo alegó la presencia de otro auto y de este modo el testimonio de Carromero se desmiente hasta por sus propios abogados, además de por los cónsules y el agregado de policía de la embajada de España. La suerte de la revisión está echada, pero desde el principio era el único trámite posible. Todos sabemos que jamás habrá investigación independiente.

Así y todo, como las ideologías viene prevaleciendo sobre los hechos en casi todas las peripecias del problema cubano, por muy fundamentada que venga la respuesta del MINJUS no impedirá que las muertes de Payá y Cepero se afiancen más todavía en la mitología exiliar y del anticastrismo tardío como imagen del Estado dictatorial, tal y como la muerte de Camilo Cienfuegos arraigó mitológicamente en el anticastrismo temprano como imagen de la revolución traicionada[1].

Sentencia a Carromero en Cuba

Descargar PDF [3,37 MB]


[1] La génesis del mito de Camilo como otra víctima de Fidel Castro puede apreciarse en esta secuencia del periódico exiliar El Avance Criollo (Miami): los testimonios de dos ex oficiales del Ejército Rebelde: el capitán Roberto de Cárdenas (“Fidel mató a Camilo”, 1 de julio de 1960, pp. 1, 3) y el teniente Raúl Chaumont (“Acusa a Fidel de la muerte de Camilo”, 9 de septiembre de 1960, pp. 13, 20), enlazados por una ilustración de Antonio Prohías (“El delirio de persecución”, 2 de septiembre de 1960, p. 9).


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Rosa María PayáFoto

Rosa María Payá.

Relacionados

Sentencia a Carromero en Cuba

Descargar PDF [3,37 MB]