cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

OPINION

Réquiem por Alarcón

Tras el espectáculo de la UCI ha quedado demostrado: no es la perspectiva ideológica lo que importa a estas alturas, sino la altura ética y el valor personal.

Comentarios Enviar Imprimir

Prohibiciones, ignorancia, instinto de conservación

Ante lo sorprendente de los cuestionamientos y en medio de la desesperación que lo embargaba, Alarcón se atrevió a asegurar que en Estados Unidos se expulsaba a gente de las tiendas por su color de piel, precisamente después de aprobada la Ley de los Derechos Civiles.

Ante el asombro de todos, el presidente del Parlamento confesó que él no sabe nada de Internet y así dejó olímpicamente zanjado el cuestionamiento del joven Eliécer. El solicito moderador del evento debió explicar al alto dirigente que el estudiante no le pedía los requisitos técnicos para penetrar los archivos secretos del Pentágono o la Secretaria del Tesoro, sino que explicara por qué en el paraíso de la igualdad los de abajo no tienen acceso a lo que disfrutan los de arriba natural y cotidianamente.

No nos llamemos a engaño, el decoro personal de Alarcón es tan corto como largo es su instinto de conservación, puesto que de seguro no es tan tonto como el mismo se hace aparecer. El político que años atrás llegó incluso a concitar los elogios de algunos adversarios parece haber aprendido muy bien la lección del alto precio que se paga en este régimen por demostrar sentido común y criterio propio. Alarcón seguramente piensa que con Pastorita, Borrego, Pérez, Robaina, Aldana, La Guardia, Ochoa; los doctores Terry y Peña Pentón, el ingeniero Robinson y los demás la lista es demasiado larga, por lo que prefiere comprometer su prestigio personal e intelectual profiriendo toda esa sarta de desvaríos incoherentes, desfasados del tiempo y la realidad, para demostrar total irrespeto, primero por sí mismo y después por la inteligencia de todos los demás.

La actitud del joven Eliécer demuestra que no es ni siquiera la perspectiva ideológica lo que más importa a estas alturas, no se trata tanto de izquierda o derechas, para ver las cosas con realismo consecuente se necesita altura ética, honestidad y un poquito de valor personal. El bisoño estudiante demostró además que si más cubanos se deciden a enfrentar y proyectar lo que piensan y les inquieta de manera abierta y directa, Cuba comenzaría a cambiar más allá y a pesar de la voluntad política de los que no se cansan de gobernar mientras viven alejados de la realidad.

Los espacios noticiosos televisivos han presentado un breve reportaje que pretende desmentir supuestas informaciones sobre acciones represivas en contra de Eliécer Ávila, con lo cual una vez más los medios oficiales comentan sobre algo que no ha sido transmitido.

La actitud que finalmente tomen las autoridades de la Isla ante el hecho será una señal muy atendible sobre los tiempos que corren. Si volvemos a ver los escarmientos, las coacciones, los chantajes o las abochornantes retractaciones que sufrimos desde los tiempos de Stalin, tendremos razones para preocuparnos en esta hora límite de nuestra historia. Si al menos el incidente sirve para que los que gobiernan reflexionen en positivo sobre la Cuba real, entonces el valor y la claridad de Eliécer Ávila habrán sido doblemente provechosas.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.