Actualizado: 26/05/2022 12:27
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Sociedad

¿Sociedad civil en Cuba?

El necesario desarrollo de una sociedad civil en Cuba no es una cuestión política, sino una condición indispensable para que la nación siga existiendo.

Comentarios Enviar Imprimir

Si aceptamos que la sociedad civil es un sistema interrelacionado de asociaciones, espacios públicos, derechos y libertades que constituyen la base del intercambio de opiniones, de concertación de conductas y de toma de decisiones de los ciudadanos en asuntos políticos, económicos, sociales o culturales, sin más autorización que las que emanan de las leyes, entonces en Cuba no existe esa institución y en la actualidad, más allá de los irrealizables sueños totalitarios, es imposible avanzar en ningún ámbito social en ausencia de la sociedad civil..

Por qué Cuba, un país occidental, donde a pesar de las indiscutibles injusticias sociales existentes, se había avanzado en materia de derechos cívicos y políticos hasta conformar y poner en vigor en 1940 una Carta Magna para la época, que sirvió de sustento a todas las luchas cívicas y políticas, incluyendo a los revolucionarios que tomaron el poder en 1959, carece de tan vital institución.

La sociedad civil cubana tuvo sus raíces en los reclamos que la naciente oligarquía criolla habanera de la primera mitad del siglo XVIII hiciera a través de su ideólogo José Martín Arrate, quien impugnó, desde fuera del poder, el lugar que su clase social ocupaba dentro de la sociedad colonial; en la labor del padre Varela desde la Cátedra de Constitución del Seminario San Carlos, a la que llamó cátedra de la libertad, de los derechos del hombre; en José Antonio Saco, que desde la Revista Bimestre Cubana generó un debate forjador de conciencia cívica; en Domingo Delmonte quien, al prohibirse la revista, encontró en las tertulias la forma de continuar esa labor sin permiso de las autoridades coloniales; y en José de la Luz y Caballero quien se consagró a la educación cívica como premisa de los cambios sociales.

Fue al culminar la Guerra de los Diez Años que, resultado del conjunto de libertades que España concedió con el Pacto del Zanjón, la sociedad civil tuvo sus primeras manifestaciones legales. Las libertades de prensa, reunión y asociación permitieron el surgimiento de periódicos, partidos políticos y asociaciones, gracias a lo cual, a pesar de la prohibición de enarbolar las ideas independentistas, se fue creando un entramado cívico que se reflejó en el inicio de la Guerra de Independencia de 1895.

Con el nacimiento de la República en 1902, la sociedad civil cubana se expandió por todo el país y por todos los sectores sociales. Un creciente número de asociaciones y medios de prensa escrita, radial y televisiva participaron en influyeron en todos los asuntos nacionales. A pesar de ese crecimiento entre la segunda mitad del siglo XIX y primera mitad del siglo XX, la sociedad civil no alcanzó la madurez suficiente para impedir el giro del proceso revolucionario de 1959 hacia el totalitarismo.

En enero de 1959 la Constitución de 1940, que debía ser restablecida, fue transformada sin consulta popular, para conferir al Primer Ministro las facultades de Jefe de Gobierno y al recién creado Consejo de Ministros, las funciones del Congreso; mientras los mandatos de gobernadores, alcaldes y concejales fueron extinguidos, los órganos judiciales disueltos y los magistrados y jueces separados de sus cargos. En Febrero de ese año, días después que Fidel ocupó el premierato, se introdujo la siguiente modificación constitucional: “Corresponderá al Primer Ministro dirigir la política general del Gobierno, despachar con el Presidente de la República los asuntos administrativos, y acompañado de los ministros, los propios de los respectivos departamentos”.

Una vez que fueron sustituidos los reformistas y conservadores del gobierno por revolucionarios, la crisis entre el Primer Ministro y el Presidente condicionó la renuncia del segundo. Desde ese momento el Primer Ministro contó con un Presidente y un gabinete bajo su control y con plena autoridad para juzgar, legislar y gobernar. En el mismo 1959, desaparecidos los partidos tradicionales, las organizaciones revolucionarias iniciaron un proceso de unión que culminó en 1965 con la fundación del Partido Comunista de Cuba.

Igual suerte corrieron el resto de las asociaciones que existían antes de 1959. El diverso movimiento juvenil desapareció para dar paso a la Unión de Jóvenes Comunistas; las asociaciones femeninas se convirtieron en la Federación de Mujeres Cubanas; las asociaciones de estudiantes universitarios en la FEU, las de nivel preuniversitario en la Unión de Estudiantes Secundarios; el movimiento obrero pasó a ser controlado por el Partido Comunista; la Asociación de Hacendados de Cuba, la Asociación de Colonos de Cuba, la de Cosecheros de Tabaco y la Asociación Nacional Campesina desaparecieron para dar lugar a la Asociación Nacional de Colonos, la que luego pasó a denominarse Asociación Nacional de Agricultores Pequeños; la Autonomía Universitaria, refrendada en la Constitución de 1940 desapareció con la Reforma Universitaria de 1962.

La prensa, cuya historia se remonta a 1790 con el Papel Periódico de La Habana, contó con múltiples órganos de prensa durante la República: Alerta, Noticias de Hoy, El País, Excélsior, La Calle, Prensa Libre, Diario de La Marina, El Mundo, Social, Bohemia, Carteles y Vanidades, entre otros devino en los actuales órganos oficiales. De igual forma la red radial que ubicó a Cuba en cuarto lugar en estaciones de radio a nivel mundial y la televisión, inaugurada casi inmediatamente después de los Estados Unidos, pasaron a ser monopolio del Estado.

El tiro de gracia se produjo en marzo de 1968 cuando la “ofensiva revolucionaria” barrió los “últimos vestigios del capitalismo”. Esta vez los perjudicados no fueron las empresas extranjeras ni la burguesía sino todo aquel que tenía un medio de vida independiente: bodegas, barberías, cafetería, reparadoras de calzado y puestos de venta de fritas fueron barridos del escenario cubano.

El argumento principal que el gobierno ha esgrimido para la sostener la ausencia de libertades ha sido el conflicto con los gobiernos de Estados Unidos, con un saldo negativo para la sociedad cubana atrapada en medio del conflicto. La elección del demócrata Barack Obama, con una plataforma de cambios que incluye una nueva política hacia Cuba, representa un contundente golpe al inmovilismo, cuyo principal sostén ha sido y sigue siendo la amenaza exterior.

A pesar del cuadro descrito, como ningún sistema social es eterno, en Cuba habrá cambios. Los cubanos no tenemos opción: se inicia el movimiento desde ese estado, con esas precariedades y con el cubano de hoy, o se renuncia a ser nación.

Este artículo es publicado con motivo de la conferencia Blogging for democracy, en la que participó el autor. El evento se celebró el jueves 4 de marzo en el Parlamento Europeo, en Bruselas, y contó también con la intervención de Manuel Desdín, fundador de Cubaencuentro.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.