Actualizado: 17/08/2018 22:24
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Kim, Trump, Obama, Castro

Trump, cubanos, y el necesario equilibrio

Para esos “anticastristas” que exclamaron, y exclaman aún, que Obama violó el principio que sostiene la dignidad del Gobierno de Estados Unidos: no se pacta con dictadores. ¿Van ahora a seguir apoyando a Donald Trump?

Comentarios Enviar Imprimir

Ustedes recuerdan al presidente Obama. Claro que sí.

Obama, que con su política de mano extendida hacia el Gobierno de Raúl Castro logró cosas interesantes.

Los cubanos que todavía tenemos que interactuar con Cuba, y los de adentro que viajan, incluyendo a la disidencia que aborrece a Obama por haber estrechando la mano de Raúl Castro, nos beneficiamos grandemente, por ejemplo, cuando las aerolíneas americanas comenzaron a viajar a Cuba, echando con ello abajo el monopolio y la extorsión de las compañías chárter que operaban desde Miami.

En no menor medida disfruté, y conmigo una gran parte de los cubanos, el placer de haber visto y escuchado al presidente de Estados Unidos, un negro por demás, decirle todas las verdades necesarias en la cara a los desgobernantes cubanos y a sus desesperados lacayos.

Se las espetó en vivo, frente a frente, en el discurso más relevante que se haya pronunciado en Cuba en los últimos sesenta años, conviniendo en que por comparación todas las agobiantes diatribas de Fidel Castro fueron muela, retórica y pienso ideológico para su ganado entusiasta, ese que todavía les llena la Plaza los primeros de mayo.

Como si fuera poco, Barack Obama le puso fin a la campaña más machacona, bobalicona e interminable que se haya visto para que sacaran de prisión a unos espías mediocres. Tan solo por eso los cubanos de la Isla deberían profesar eterno agradecimiento al presidente Obama, si no fuera por esa decisión de última hora de derogar la ley de pies secos/pies mojados, que los ha dejado encerrados en la maldita Isla.

Pero nada de lo que hiciera Obama en su affair con Cuba, por más que haya sido el único presidente americano que desarmó el discurso antiamericano y antediluviano del desgobierno cubano, les pareció bien a esos cubanos de siempre, a nuestros morenazis.

Más democráticos que un ateniense de antaño, más radicales que un Che Guevara, más inclaudicables que vagina de meretriz con telarañas en la despensa, cuando se trata el asunto de juzgar los hechos de un presidente, por supuesto, demócrata.

Obama fue para ellos, y lo sigue siendo, el presidente traidor que estrechó las manos de un dictador; el que entregó todo (¿?) a cambio de nada; el que quebró el sacrosanto paradigma de castristas y morenazis por igual —pues los extremos, como furtivas manos de amantes, se tocan allá en lo oscuro— de que con Cuba es todo o nada; Cuba que, a estas alturas, es más nada que algo.

Es Obama, dicen, además, aquel que violó otro principio, ese esculpido en el basalto que sostiene la dignidad del Gobierno de los Estados Unidos: no se pacta con dictadores.

Pero henos aquí, apenas dos años después que Obama tomara La Habana sin disparar un tiro, que el presidente Trump, en necesario y loable afán de evitar una escalada que pudiera terminar en un conflicto nuclear de desastrosas consecuencias, y después de bravatas, insultos y pueriles guaperías, acepta negociar con un dictador, hijo de dictador, nieto de dictador, heredero y continuador de uno de los regímenes más represivos y bestiales del planeta.

Los mismos que querían lapidar, castrar y desmembrar a Obama por un estrechón de manos, ahora se deshacen en loas, laudes, vísperas y patrióticos alaridos porque este su ídolo, el presidente Trump, le ha estrechado la mano a este otro dictador. Como si fuera poco, han conversado cuatro horas, almorzado, reído, y hasta se han palmeado los flancos en súbita camaradería.

Esta vez, parece, todo eso está bien. Parece también estar OK que nuestro presidente diga con entusiasmo, del que antes llamó Rocketman, que es un joven inteligente, amante de su nación y su pueblo. Amante de su nación y su pueblo. Piensen en eso. Piensen también en las hambrunas norcoreanas, los campos de concentración, la población desnutrida al punto de tener menor estatura y complexión comparado con sus homólogos del sur; piensen en los miles de muertos, en los funcionarios volados a cañonazos. Amante de su nación y de su pueblo. Give me a break.

Debía haberse detenido el presidente Trump en su intención de, a cambio de una supuesta y verificable (palabra de orden) desnuclearización, proveer de los medios a Norcorea para que construya carreteras y llene los estantes de los supermercados, y no extenderse en repugnantes elogios a nada menos que el nefasto Kim Jong-un, en un más que obvio intento de hacerle bajar la guardia acariciándole el ego.

A Kim Jong-un, nada menos. ¡Ay, Trump y sus técnicas de negociación 101! Pero ya se sabe que la verborrea es un mal —para sus fines, ha sido un bien— del presidente Trump.

Pero pienso que, obviando por ahora todas las objeciones morales, éticas, la decencia, el compromiso con los valores de Estados Unidos y el mundo libre, y usando solo el más árido pragmatismo (realpolitik, que le llaman), pienso es prematuro hablar de lo que se haya logrado o no en la reunión entre Donald Trump y Kim Jong-un. Ya veremos.

Regreso entonces al tema de este texto: el equilibrio, o su ausencia. Sería ideal poder mantener un equilibrio necesario so pena de seguir arrastrándonos los cubanos por estos tiempos como al menos dos mitades de un todo disfuncional. Pero sabemos que no será así por mucho más tiempo que el que tenemos disponible.

Sonrójese entonces sin pena cada vez que mencione que Obama fue un traidor y que Trump no lo es. No se va a salvar de la desfachatez y la incongruencia, ni aunque mencione un higher purpose. Admita que es cosa de preferencia política. Que Usted anda por este mundo escorado a la derecha, anclado por la Trumpolitik; que le encantan esas incoherencias, la compulsión, la falta de conocimiento, pericia y oficio. Usted acepta al presidente así, y que le aproveche. Tampoco es mal que dure cien años. Ocho, cuando más.

Tenga decencia. No se engañe ni engañe ni pretenda.

Porque se necesitaría, para ese hipotético equilibrio, de todos. De Usted, cubano extraño, también.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.