Actualizado: 15/11/2019 9:25
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Sociedad

Navidades sin rebajas

Abolida ayer y vendida hoy, la festividad cristiana aporta al PIB socialista.

Enviar Imprimir

Bajo la mirada de un Fidel Castro inquisitorio, pegado en el cristal, la tendera vende artículos navideños: bolas, rabos, guirnaldas, bibelots. "La gente se los lleva, es lo más barato", dice detrás de un mostrador improvisado a la salida de la tienda. Los Santa Claus, de diverso tamaño, se amontonan. Resultan más caros.

Si buscan señales de la Navidad en Cuba, lo mejor es dirigir la mirada hacia los comercios y establecimientos del Estado, el mismo que la prohibió en 1970 y luego la "rehabilitó" en 1998, en una parábola que describe los excesos del dogma y el oportunismo del mercado.

"No tenemos derecho a la educación religiosa, ni a prensa, ni a programas sociales de envergadura, pero el Estado nos vende arbolitos de Navidad".

La queja es de Juan Martín, un funcionario de la Iglesia Católica cubana. "Hubiera querido que mis hijos se educaran en escuelas religiosas o que simplemente permanecieran dentro de la familia y sus valores. Uno se fue y el otro es ateo", narra con pesadumbre.

Agarradas a la tradición, muchas familias cubanas se resienten de los vaivenes de la política. Otras observan simplemente cambios.

"Es dialéctica, amigo mío", refuta uno de los clientes. Se lleva un arbolito por 25 convertibles, equivalentes a 650 pesos, poco más de dos veces el salario promedio en la Isla.

"No creo en ninguna religión, pero mi hija me insistió en comprarlo para adornar la casa. Ella consiguió el dinero. Me parece más una tradición que una religión", explica.

Sincretismo y comercio

La religiosidad en Cuba es un turbión de corrientes, credos e interinfluencias venidas del África animista y la España católica, sus aportadores principales. Esta amalgama evita en muchos la ortodoxia y facilita las ambigüedades espirituales.

"Existe una religiosidad privada en la que el individuo conforma su sistema a partir de la integración de componentes de diversos complejos religiosos", opina el especialista René Cárdenas.

Integrante del Departamento de Estudios Sociorreligiosos del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas, el experto admite que resultaría "imposible desconocer que en la conformación de la religiosidad más extendida" existe una importante presencia de símbolos y referentes católicos.

Sin embargo, Cárdenas da cabida a otros sistemas religiosos. Se cuentan el espiritismo y animismo africanos, creencias y prácticas paganas europeas y canarias, entre otros, los que "han llegado a conformar un producto nuevo, diverso, que (…) no puede reducirse en exclusiva a uno u otro de sus elementos fundantes sin afectar el resultado mismo".


« Anterior123Siguiente »