Actualizado: 22/11/2019 16:09
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cultura

El poeta solo ante el Poder

A raíz del enfrentamiento del poeta nicaragüense Ernesto Cardenal con la cúpula del sandinismo y la intervención de la UNEAC.

Comentarios Enviar Imprimir

¿Recuerdan aquella carta infame que circuló la UNEAC cuando los fusilamientos de los tres jóvenes y la encarcelación de los 75 disidentes pacíficos? ¿Recuerdan que estaba dirigida a "los amigos que están lejos", a los que se les disculpaba su provisoria condena de Cuba por su "desconocimiento"? Pues bien, ahora la poeta y esposa de Daniel Ortega, Rosario Murillo, ante la declaración de la UNEAC (en la que no se toma partido ni por Ernesto Cardenal ni por el gobierno de Nicaragua o se toma partido por ambos), con la más tradicional y previsible retórica de la izquierda trata de disculpar el reconocimiento que hace la institución cubana de los méritos del poeta nicaragüense, a quien —como es de esperar— vinculan a una vaga derecha con el ánimo de descalificar su discurso crítico.

Lo cierto es que hace ya muchos años el poeta de Oración por Marilyn Monroe y de los deliciosos epigramas, rompió públicamente, mediante una carta abierta, con el partido sandinista, al que acusó de corrupción y de oportunismo político. En definitiva, de supeditar toda actitud ética y su original apuesta por la justicia social a los reclamos del poder político.

Ahora el poder sandinista quiere descalificar al poeta, antiguo ministro de cultura de la joven Revolución nicaragüense, porque es un crítico muy incómodo, más: porque es una conciencia moral, poética y religiosa muy difícil de eludir. Cardenal, a la sazón un anciano de 83 años, habla simplemente a título personal. El dos veces propuesto al Premio Nobel no ha caído en la trampa de la izquierda estalinista y populista latinoamericana de callar sus crímenes "para no darle argumentos al enemigo".

La posición crítica del autor de Canto cósmico con el sandinismo puede comprenderse mejor al leer los tres tomos de sus memorias: Vida perdida, Las ínsulas extrañas y La Revolución perdida. Pocas veces se han escrito en Latinoamérica unas memorias más interesantes, donde se recrean desde sus amores platónicos de juventud (el tiempo en que escribió sus epigramas); su fulminante conversión religiosa cuando la dictadura de Somoza; su estancia en el monasterio trapense de Kentucky, donde recibe la decisiva influencia de Thomas Merton; su profunda vivencia de la Revolución nicaragüense, sobre todo a través de su revolucionario sacerdocio en la ya mítica isla de Solentiname; hasta uno de los testimonios más singulares de una mística religiosa y poética, como, por ejemplo, expone en su poemario Telescopio en la noche oscura.

Cardenal, junto a la antipoesía de Nicanor Parra y a la de su coetáneo Carlos Martínez Rivas, fue uno de los maestros de la poesía conversacional iberoamericana (él le llamaba exteriorista). Su influencia literaria fue enorme en las décadas de los años sesenta. Visitó Cuba entonces y dejó su testimonio en un libro, En Cuba (1972), donde no escatima elogios ni tampoco elude críticas.

Él ha sido un exponente de la izquierda romántica y utópica latinoamericana, cercano a las ideas de la teología de la liberación y confeso antiimperialista. Aun cuando no se comparta su credo político, su postura religiosa o su ideario estético, creo que lo que no admite dudas es su consecuente postura personal. No se ha vendido a ningún poder. A su manera, encarna el mito del poeta solitario ante el poder: Andrés Bello y Bolívar, Solchenitzin y Stalin, Padilla y Fidel Castro…

Ha hecho bien la UNEAC en no participar en la campaña difamatoria contra el poeta. Lástima que no haga lo mismo con sus correligionarios cubanos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.