Actualizado: 18/10/2021 10:15
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Libros

Voz de una nación desgarrada

La libertad de la luz. Compilación de editoriales de la revista 'Vitral' (1994-2007).

Comentarios Enviar Imprimir

La posible desaparición de la revista Vitral (1994-2007) —anunciada en una nota de su consejo de redacción—, publicación sociocultural del Centro de Formación Cívica y Religiosa de la Diócesis de Pinar del Río, luego de trece años de ininterrumpida existencia y con 77 números publicados, y que despertó enseguida tanta polémica, amenazó con dejar un vacío difícil de llenar en la fantasmal sociedad civil insular.

Con una labor cultural sin precedentes, en casi medio siglo de cultura dirigida y público cautivo y sin que se vislumbre cualquier otro evento de similar envergadura en un futuro inmediato, la revista —junto a las Ediciones Vitral y a un importante concurso literario— constituyó en los últimos años la única alternativa verdaderamente autónoma dentro de la Isla con respecto a la cultura oficial, si obviamos al perseguido periodismo independiente.

Finalmente, la revista ha continuado publicándose, aunque con diferente dirección, por lo que acaso pueda hablarse de una segunda época. En este comentario nos centraremos en el saldo dejado por la primera, que es la que, a través de la publicación de sus 77 editoriales, ilustra el libro que comentaremos aquí.

Promovida por la Iglesia Católica, especialmente por monseñor José Siro González Bacallao, Vitral —que se proyectó sabiamente como una publicación no confesional— logró crear un espacio abierto, pluralista y ecuménico dentro de la sociedad cubana. La última y reciente edición de sus 77 editoriales, La libertad de la luz, con edición de su principal promotor, Dagoberto Valdés Hernández, invita a una profunda reflexión sobre la realidad cubana contemporánea, al punto que su prologuista, José Prats Sariol, reconoce que constituye un "raro oasis dentro de las publicaciones periódicas del insilio".

Contradicciones de una época

Nacida en uno de los momentos más críticos del denominado período especial, la revista fue abordando en sus sucesivos editoriales —que, como se expresa en uno de ellos, "son la expresión de la identidad de la revista"— prácticamente todas las problemáticas de la convulsa sociedad cubana de los últimos años. Sólo a partir de la lectura de estos editoriales un lector o investigador futuro podrá comprender muchas de las trágicas contradicciones de la llamada época de la revolución mucho mejor que si consultara cualquiera de las publicaciones periódicas de la Isla.

Tomando como punto de partida la Doctrina Social de la Iglesia y una amplísima antropología cristiana, pero sin constituirse en una opción política determinada, como corresponde a una publicación de ascendencia católica, estos editoriales apelan todo el tiempo a un proceso de toma de conciencia nacional, a la vez que ponen como centro y objetivo de sus mensajes a la persona, como superobjetivo de su acción cívica sobre la comunidad, y no olvidemos que es justamente la persona el centro de toda verdadera democracia, como ya tuvo ocasión de defender la pensadora española María Zambrano en su profético libro Persona y democracia (1957).

Estos editoriales son explícitos en cuanto a la necesidad de integrar dentro de la Nación tanto a la población de la Isla como de la llamada Diáspora, para de esta manera ir reconstruyendo "el entramado de la sociedad civil cubana" por encima de distintos credos filosóficos o religiosos y de diversas ideologías o posturas políticas, con el fin de preparar el terreno para una necesaria reconciliación nacional y una cultura consecuentemente democrática que logre aunar en su seno ese tantos años ausente "acorde de las diferencias". Un verdadero pluralismo democrático y participativo.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.