Actualizado: 22/05/2019 9:03
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Entrevistas

Elecciones EE UU

«Estoy en disposición de ayudar a la disidencia directamente»

Raúl Martínez, el popular ex alcalde de Hialeah, afirma que derrotará a su rival en las elecciones, el actual congresista Lincoln Díaz-Balart.

Comentarios Enviar Imprimir

Raúl Martínez no conoce la derrota. El ex alcalde de Hialeah ha salido victorioso en 10 elecciones y espera hacer lo mismo en noviembre, cuando buscará desbancar del Congreso de Estados Unidos al legislador republicano Lincoln Díaz-Balart.

A la disputa por el escaño se han sumado el activista republicano Dean Santoro y un demócrata casi desconocido, Richard H. Allbritton; pero, indiscutiblemente, el duelo entre Díaz-Balart y Martínez será el centro de la campaña por el distrito electoral 21 de la Florida.

Carismático, popular, de imponente figura —6'4 de estatura, piel aceituna, ojos azules—, Martínez se caracteriza por la ferocidad con la que ataca verbalmente a sus adversarios. Nacido hace 58 años en Santiago de Cuba, este político del Partido Demócrata se describe como un hombre que disfruta reunirse con sus amigos y familiares en la casa, prefiere los programas noticiosos y políticos a los de entretenimiento y adora cultivar orquídeas. "Es mi lado femenino", bromea. "Llegué a tener 500, ahora me queda un centenar". Pero la política sigue siendo su principal pasión.

Usted se retiró de la política activa en 2005, tras 20 años como alcalde de Hialeah. ¿Por qué decidió regresar ahora?

Nunca me he retirado completamente de la política, en la que llevo 30 años. Soy miembro del comité ejecutivo del Comité Nacional Demócrata. Y uno ve que el país está yendo en la dirección equivocada, y que congresistas como Lincoln Díaz-Balart han sido parte de esas políticas fallidas y uno siente que no queda más remedio que postularse.

Él sigue apoyando la guerra en Irak, que cuesta miles de dólares semanales a este país, y se ha opuesto a poner una fecha de retirada a las tropas. Ha votado en contra de darle un seguro de salud a los niños que no lo tienen. La función de un congresista es traer beneficios específicos a su distrito y estamos viendo todo tipo de problemas: la gente pierde sus casas, no hay suficientes viviendas para personas de bajos ingresos, los seguros son elevados… hay tantos temas que resolver y creo que él [Díaz-Balart] en realidad representa los grandes intereses y se olvidó de la gente que votó por él.

Poco después de su postulación, se produjo la de Joe García contra Mario Díaz-Balart y la de Annette Tadeo contra Ileana Ros-Lehtinen. ¿Hubo acuerdo interno en el Partido Demócrata para lanzar esas candidaturas? Su rival ha dicho que se trata de un intento partidista conjunto para acabar con la actual política gubernamental hacia Cuba…

No hay conspiración alguna. Todo el mundo sabe que Raúl Martínez actúa de forma independiente y que nadie controla a Raúl Martínez. El Partido Demócrata, desde luego, quiere cambiar a todos los representantes republicanos, pero no hubo ninguna reunión interna, todas fueron decisiones individuales, de Joe por su lado y Annette por el suyo. No me senté con ellos para acordar lo que íbamos a decir, son tres campañas diferentes. Creo que Lincoln Díaz-Balart usa esa teoría de la conspiración para crear pánico y esconder sus fallas.

¿Qué coincidencias y diferencias tiene usted con Díaz-Balart en relación con la política hacia La Habana?

Los dos respaldamos el embargo y queremos las mismas cosas: libertad para los presos políticos, elecciones democráticas, libre mercado, etcétera. Pero desde 2004 dije bien claro que me oponía a las restricciones de viajes y envíos de dinero a Cuba, que él apoya. Creo que para poder tener un entendimiento de lo que pasa allí debe haber una mayor relación pueblo a pueblo. Vine a los 11 años y durante décadas no pudimos tener contactos con nuestros familiares en la Isla; creo que alguna gente quiere que se repita con los demás lo que pasamos nosotros.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.