Actualizado: 20/09/2019 11:30
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Autonomismo, Martí, Independencia

Martí y la historia

Es indispensable limpiar de pacatería y determinismo la historiografía cubana

Comentarios Enviar Imprimir

Por demasiados años, los cubanos hemos sido cautivos de una visión decimonónica de la historia y una teoría del desarrollo que lleva a pensar que la evolución económica, social y política del país seguía un patrón de avance.

Este determinismo coincide en la Isla y el exilio, aunque con conclusiones opuestas.

La situación imperante en la “república mediatizada” tuvo por fin lógico la revolución, se afirma desde la Isla. Mientras tanto, en Miami se repite que la “república” avanzaba —con más o menos dificultades— por el camino del desarrollo, hasta ser destruida por la llegada de Fidel Castro al poder.

En ambos casos, la ilusión republicana establece la guía. Para alcanzarla, tanto en Miami como en La Habana se justifican los afanes independentistas, sin importar los medios necesarios para lograr la deseada independencia.

Un logro no propuesto de la revolución cubana es haber librado a varias generaciones de profesar una exaltación provinciana de la patria.

Se trata de una paradoja dentro del proceso revolucionario, porque si algo se explota ideológicamente en Cuba es este nacionalismo decimonónico, que al final ha quedado como la última justificación de un proyecto zigzagueante.

Por rechazo a los postulados revolucionarios, que se mostraron vacíos, hemos aprendido a desconfiar de los patriotas.

El cuestionarse la trayectoria independentista —o al menos el analizar sin prejuicios patrioteros lo ocurrido— lleva a la conclusión de que la justificación final de la Guerra de Independencia fue la corrupción española imperante en la Isla.

Esta justificación se hace trizas tras las notables muestras de corrupción, que se han sucedido desde la instauración de la república hasta nuestros días, pero siempre queda la revancha de que los corruptos son —desde hace tiempo— los hijos del país y no los padres coloniales.

El fracaso de la opción autonomista fue uno de los mayores males ocurridos en Cuba. Solo ahora comienzan —todavía de una forma más o menos tímida— a ser publicados trabajos que destaquen este punto de vista.

Bajar del altar a los patriotas, enterrarlos para que la nación cubana avance sin soportar la carga de la mitología independentista, no es la solución de todos los problemas. Pero sí un paso necesario. Es indispensable limpiar de pacatería y determinismo la historia del país.

Esa limpieza siempre enfrenta un escollo difícil de superar en la figura de José Martí.

Tanto los miembros del exilio como los representantes del régimen de La Habana encuentran en el mito martiano un elemento fundacional que no debe ser cuestionado: Martí constituye (lo ha sido por muchos años) no solo la base sobre la que se levanta el ideal (republicano o revolucionario según el caso) sino también el canon literario imprescindible.

Un enfoque más objetivo lleva a considerar a Martí como un pilar, pero no es el único dentro del universo cultural cubano.

En la literatura de la Isla no existe una figura similar a Shakespeare, Dante o Cervantes, que permita de forma fácil echar a un lado los rivales. Desde el punto de vista literario, Martí establece un paradigma difícil de imitar, por el valor indiscutible de su escritura, pero no podemos considerarlo una referencia indiscutible.

Si lo analizamos a partir de la narrativa, ésta es limitada y menor. Su teatro es pobre y su poesía enfrenta la competencia de Heredia y Casal. Es en los ensayos, críticas, crónicas, artículos, discursos y conferencias —así como en su Diario de Campaña— donde alcanza su definición mayor. Periodista extraordinario en sus crónicas sobre Estados Unidos, no se salva de la dispersión del oficio ni de las limitaciones del momento, aunque tantos han buscado convertir sus palabras en textos bíblicos.

No se trata de rebajar a Martí, sino de separar la valoración de su obra literaria del peso ideológico.

Tampoco la ideología martiana puede ser tomada como una guía a seguir, libre de altibajos.

Si bien el pensamiento martiano y su práctica revolucionaria están marcados por los ideales democráticos, el desinterés y el rechazo al caudillismo, hay en su exaltación al heroísmo, y en su concepción simplista del indígena y el “hombre natural”, una tendencia romántica —del culto al héroe luego convertido en raíz torcida del fascismo— que incluso puede resultar peligrosa, cuando de ella se apropian, como ha ocurrido innumerables veces, demagogos y populistas.

El mesianismo martiano y su romanticismo político pueden resultar funestos. Su sobrevaloración del campo frente a la ciudad y el culto a la pobreza son conceptos arcaicos.

La lucidez de su análisis de la Conferencia Monetaria Interamericana de 1890 contrasta con el exceso de metáforas, alegorías y símiles de “Nuestra América” y “Madre América”, en donde se sueña más que se describe una identidad nacional y latinoamericana, alejada de la realidad e imposible de alcanzar.

Es lógico que el actual gobierno cubano no solo defienda el culto al héroe y al sacrificio que domina en la obra martiana, sino que desde el principio lo incorporara a su agenda política. Cabe agregar en este sentido que el régimen de La Habana desvirtúa o inclina tendenciosamente algunos elementos del pensamiento martiano, pero en otros casos se limita a exponerlo.

Tampoco ha sido el único en la historia de la Isla que ha practicado ese vicio, solo que ha ido más allá del instrumento demagógico —que también utiliza— para convertirlo en razón de Estado y empobrecimiento de la república, por conveniencia de la elite en el poder aferrada a una repetición caduca.

La historia de Cuba ha sido víctima del oscurantismo y de escrúpulos excesivos, que en muchos casos obedecen a la conveniencia y el temor. Alejarse de estos enfoques resulta muy saludable.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.