Actualizado: 22/02/2020 16:21
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Pablo Milanés

Pobre del cantor

A propósito de las recientes declaraciones del cantautor Pablo Milanés

Comentarios Enviar Imprimir

Dicen que la memoria es selectiva. Y debe ser cierto. Por estos días que tantos grupos del exilio condenan o apoyan la presentación del cantautor Pablo Milanés en Miami, e incluso, cuando leo sus recientes declaraciones a la prensa extranjera, solo recuerdo lo que ocurrió con el músico Gorki Águila.

Recuerdo claramente una grabación donde se escucha el coro solidario de unos chicos; luego, palabrotas, golpes y ruidos metálicos… En esa ocasión que hoy rememoro, un puñadito de blogueros y rockeros se plantaron en el protestódromo habanero con sus improvisados carteles y cogieron trancazos por denunciar los abusos y la falta de transparencia en el proceso judicial en contra del rockero, a quien le querían aplicar una kafkiana condena por “peligrosidad pre-delictiva”. Aquellos muchachos solo pretendían llamar la atención del artista que daba un concierto. Por su osadía fueron duramente reprimidos.

Era otro agosto. Para ser exactos, era la noche del 28 de agosto de 2008 y Pablo Milanés cantaba allí en la tarima junto a sus impasibles invitados. Milanés, quien en su momento también fue un marginado —condenado a pasar año y medio en un campo de concentración de las antiguas UMAP (Unidades Militares para la Ayuda a la Producción); más tarde sería reivindicado al devenir una figura clave de la intelectualidad oficial de la Isla, gracias a su participación en el Movimiento de la Nueva Trova—.

Pablo Milanés bien pudo haber hecho la diferencia aquella noche. ¡Si tan solo hubiera decidido comunicarle a la multitud lo que estaba ocurriendo con el incómodo personajillo que es Gorki Águila…! Pero siguió su concierto y decidió callar. Esa vez no extendió su mano para apoyar al líder de la controvertida banda Porno Para Ricardo. Fueron los blogueros, el exilio y miles de ciudadanos del mundo quienes se movilizaron a través de la red de redes poniendo en marcha una blogacción que dio al traste con las malas intenciones de las autoridades cubanas para volver a encarcelar a Gorki.

Sin embargo, así como condeno su falta de solidaridad para con otro artista del patio, le reconozco a Milanés su inmensa valentía al oponerse a firmar la carta que condenaba a los 75 opositores detenidos en la Primavera Negra. También admiro su denuncia ante la discriminación racial a lo largo de todo el proceso revolucionario y sus declaraciones de apoyo a la voz alternativa de Yoani Sánchez.

Hoy, a las puertas de su concierto del sábado 27 de agosto en el American Airlines Arena, la controversia y el descontento campean en la capital del exilio cubano. ¡Y es que para muchos es imposible conciliar la idea de paz y amor que ofrece el artista con la defensa de un régimen que solo representa dolor y humillación para la diáspora cubana!

¿Cómo explicar que a estas alturas de la historia algunos intelectuales aún se aferren a un vetusto sistema que no se justifica desde ninguna posición ni tendencia política? Curiosamente en los últimos meses hemos visto aparecer por Miami a otros como Fito Paéz. Tal parece que el contacto con nuestro exilio “los ilumina”, pues en vísperas de sus respectivos conciertos tampoco han dudado en condenar el estancamiento del socialismo cubano.

Solo me gustaría que en lo sucesivo nuestro “Querido Pablo” fuese un poco más coherente. Quizá pueda hacer esas mismas declaraciones en una conferencia de prensa internacional cuando regrese a Cuba, y exigir que se divulguen sus palabras íntegramente en todos los medios de la Isla. Eso le evitará en el porvenir que otras chapucerías queden expuestas bajo la penetrante luz de los reflectores y espacios noticiosos. Porque cuando se es una figura pública el único escudo que nos protege de la pesada acusación de oportunista es la honestidad.



Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.