Actualizado: 22/11/2017 12:21
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Lenin, Cuba, Educación

Vocacional Lenin: réquiem sin muerto

El Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas Vladimir Ilich Lenin viene atravesando por la crisis permanente de todas y cada una de las instituciones del tardocastrismo

Comentarios Enviar Imprimir

Al estilo de la prensa obsesionada con la colusión Trump-Putin para desagraviar a Hilaria Clinton, la revista cubiche Juventud Técnica (JT) se apeó en Facebook con que “fuentes cercanas” informaron el traspaso definitivo a otro organismo de cinco de las seis unidades del Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas (IPVCE) —antes Escuela Vocacional (ESVOC)— Vladimir Ilich Lenin.

El feisbusero agregó que “de ser así esto implicaría la desaparición de la Vocacional de la manera en que originalmente fue concebida por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz”. Y allá fue el Jeral de Miami que se mataba el jueves 9 de noviembre con “Réquiem por la Lenin, un ‘ícono’ de la educación castrista que espera su final”. A tal efecto se refritó de segunda mano, en vez de confirmar con la dirección del IPVCE Lenin, y fueron entrevistados tres exlenineros en el exilio para inferir “que la mayoría lamenta el cierre de un experimento de cuatro décadas que fue parte de su vida”.

Sólo que ese mismo día, la viceministra de Educación Margarita Mc Pherson Sayu largó también por Facebook “un NO rotundo” al cierre de la Vocacional Lenin, aunque “cuatro unidades tendrán otros usos, pues no tiene sentido reparar un centro tan grande para recibir solamente a un tercio de su matrícula original”. Las seis unidades se mantuvieron hasta 2006 con unos 4.500 alumnos y desde 2012, con matrícula por debajo de 1.500 estudiantes, “se utilizan solo dos unidades”.

El Diario las Américas reportó atinadamente: “Confirman cierre parcial de emblemática escuela vocacional Lenin…”, pero el Jeral y la comparsa mediática de que “la Lenin tiene los días contados” y marcha “de la destrucción al cierre” tendrían que irse con su misa de difuntos a otra parte, luego de arrollar por entre las redes sociales tras una caja de muerto vacía —en vez de seguir el rastro de la camilla de un paciente grave— y pasar por encima de las exigencias mínimas del reportaje periodístico: precisar fuentes, dar antecedentes, fijar al alcance de los nuevos hechos y analizarlo todo (1).

¿Qué pasa?

El IPVCE Lenin viene atravesando por la crisis permanente de todas y cada una de las instituciones del tardocastrismo. Tal como dejó sentado el documental del leninero Rodrigo García Gómez, “La Lenin no es lo que era, es lo que es”. El 29 de septiembre de 2016, JT había señalado ya en “La ¿vocacional? Lenin” las causas de su drástico declive:

  • La escasa demanda de ingreso a partir de la reapertura de los “preuniversitarios en la calle”, ya que muchos estudiantes no quieren internarse y hubo hasta que bajarse el listón del promedio académico para mantener un nivel soportable de matrícula
  • Así mismo, muchos maestros se fueron a los preuniversitarios externos para librarse la guardia nocturna y estar así más cómodos e incluso con mejor salario por horas/clase
  • Las dos unidades sobrevivientes afrontan graves problemas de abasto de agua y sanidad, mientras las otras cuatro iban en picada por deterioro y desmantelamiento.
  • La formación vocacional, el control del autoestudio y la tendencia de los egresados a matricular carreras de ciencias exactas o técnicas decayó al punto de que sólo alumnos preseleccionados para Olimpiadas reciben tratamiento diferenciado.

Y esto nos lleva a desentrañar una jugada que no se advirtió en el entierro mediático de la Lenin. JT buscó sostener la línea políticamente correcta con que de la escuela desaparecería porque ya no es aquella concebida originalmente por Castro, como si el Oscuro de Efeso no hubiera aclarado hace más de 2.500 años que no se puede entrar dos veces en la misma escuela (2).

Qué pasó

Al inaugurar la ESVOC Lenin, el 31 de enero de 1974, Castro soltó que se ingresaría a ella —así como a las venideras escuelas del mismo tipo en otras provincias— “mediante selección rigurosa” y se egresaría de ella para dedicarse “fundamentalmente a carreras científicas y técnicas”. La crisis de identidad que refiere JT estriba en que, por menos rigor en la selección y mayor afluencia de egresados a carreras de ciencias sociales, la Lenin no sólo dejó de ser la encarnación de la idea de Castro, sino que plantea esta “duda plausible: ¿estarán debidamente preparados los científicos del futuro?”

Aparte de que no tiene mucho sentido medir algo existente por parámetro tan vago y subjetivo como la concepción original de Castro, la Lenin no fue matriz exclusiva de los científicos cubanos (3) y el núcleo duro de la formación científica no está en el preuniversitario, sino en la educación superior. Y por lo demás, la idea de élites preuniversitarias no tiene que ver con Castro y la Lenin, sino con el ministro de Educación (1959-65) Armando Hart y el Instituto Preuniversitario Especial (IPUE) “Raúl Cepero Bonilla”.

A mediados de 1962 fueron seleccionados en toda Cuba los alumnos de mayor rendimiento académico en noveno grado y sometidos a decenas de exámenes para determinar su coeficiente intelectual. Para el 3 de diciembre de 1962 se fundaba el IPUE en el antiguo Colegio del Apostolado (21 y Paseo, Vedado) con casi 60 alumnos, sin hijitos de papá ni ingresos por palanca.

El IPUE se trasladó enseguida al antiguo Colegio de Maristas (La Víbora) y subsistió allí hasta 1973, luego de que el Congreso Nacional de Educación y Cultura (1971) marcara el principio del fin. Al inaugurarse oficialmente la ESVOC Lenin, el IPUE convergía con la Escuela Vocacional de Vento, que se denominaba así por asentarse en la antigua Escuela de Administradores del Ministerio de Industrias, junto a la Fuente de Vento del Acueducto de La Habana, frente al Reparto Fontanar (Boyeros).

Esta escuela vocacional sí fue anunciada por Castro, el 17 de septiembre de 1966, en la clausura del Encuentro Nacional de Concursos y Círculos de Interés Científico Técnico. Aquí expuso “la idea de organizar una escuela (…) de distintas actividades científicas y técnicas [con] métodos de enseñanza nuevos (…) Y conceder el derecho a recibir una beca en esa escuela a todos los jóvenes y niños que participaron en los círculos de interés científico-técnicos, a todos los monitores que están aquí presentes…” Por eso se denominaba también Escuela de Monitores.

Al crecer la matrícula se abrieron filiales en Punta Brava y La Coronela (Lisa). Para el curso 1972-73, la Escuela Vocacional de Vento se transfiguró en ESVOC Vladimir Ilich Lenin y pasó sin inauguración oficial al enclave actual en el Km 3 ½ de Circunvalación El Globo (Arroyo Naranjo). Aquí se transfiguraría en IPVCE hacia 1984.

Coda

La viceministra Mc Pherson Sayu no desmintió una fake news inducida por JT y repicada sin comprobar por el Jeral et al. Simplemente dio la oportunidad de seguir la rima con que es una mentirosa y la Lenin sí que espera su final, puesto que ya no es como pensó Castro.

Notas

(1) Copple, Neale: Un nuevo concepto del periodismo, México: Pax, 21-25.

(2) Si las cosas desaparecieran por no ser como antes o como alguien atinó a pensarlas originalmente, también el Jeral y hasta el exilio estarían a la espera de su final.

(3) Además de quienes se dedicarían a la ciencia y técnica egresaron de la Lenin quienes serían cuadros importantes del tardocastrismo, entre ellos Bruno Rodríguez (Miembro del Buró Político y Canciller), Rodrigo Malmierca (Ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera), Josefina Vidal (Presidenta de la delegación cubana negociadora de los detalles del Pacto Obama-Castro) y Caridad Diego (Jefa de la Oficina de Asuntos Religiosos del Comité Central).


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.