Actualizado: 20/11/2018 18:13
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Cuba, Radio Martí, Miami

Ahora sí, Radio y TV Martí

La ilusión y el engaño a través de declaraciones esperpénticas, ¿o será simplemente otra manifestación del desparpajo exiliar?

Comentarios Enviar Imprimir

Sería una vergüenza increíble que nosotros
nos fuéramos a quedar por debajo de los diez millones
Fidel Castro, 9 de febrero de 1970

A cinco millones de oyentes dentro de Cuba se propone llegar en seis meses Radio Martí, dijo Tomás Regalado, director de la Oficina de Transmisiones a Cuba (OCB) del Gobierno de EEUU. Así prosigue, con moderado presupuesto de 28 millones de dólares al año, la exitosa tradición de enfrentamiento mediático al régimen castrista, iniciada a principios de 1960 por Jorge Mas Canosa a través de las radioemisoras WRUL y SWAN.

Y de que van, van. Los cinco millones van. Regalado declaró a la agencia EFE que Radio Martí tiene “mucha más audiencia de lo que la gente cree” y de lo que ha venido informando el Gobierno de Cuba durante más de tres décadas, mientras que TV Martí cuenta ya con “una nueva tecnología, creada en conjunto por jóvenes ingenieros cubanos y sus pares en el exilio de Miami”, para tornar “casi imposible” el bloqueo de la señal.

Estos dispositivos, “prácticamente desconocidos para el régimen”, permiten que “comunidades Martí” florezcan ya dentro de la Isla de Cuba pintoresca. Regalado puntualizó que “el régimen está entre la espada y la pared, porque cancelar todo tipo de conectividad los (sic) certificaría como dinosaurios históricos”. Es sabido que el castrismo teme mucho a tal certificación.

Cuatro Kilohertzios al tiro

La frecuencia 11860 KHz acaba de sumarse a las tres habituales de onda corta [11930, 13820 y 13630 KHz) de Radio Martí. Regalado asevera que el régimen “tecnológicamente no puede interferir todas”. La sintonía se podrá mantener las 24 horas del día simplemente cambiando de frecuencia “si es que alguna está siendo interceptada”. Por muy desesperada que la dictadura se ponga, no podrá contrarrestar la nueva tecnología de la libertad de información ni siquiera con su ultra-tecnología represiva de ataques sónicos, pues jamás se atrevería a ensordecer a cinco millones de cubanos después de haberlos acallado por décadas.

Aparte de continuar enviado a Cuba radios portátiles de onda corta que funcionan con energía solar, Regalado aclara que OCB diseñó “una programación más atractiva [y] más agresiva” para “sacar de las sombras” a Radio y TV Martí. Atrás queda el intervalo tenebroso del Gobierno de Obama, que venía ensayando su política de normalización con Cuba mientras la radioemisora y la televisora —bajo la dirección gubernamental de OCB— seguían presentando al régimen de La Habana más o menos como falso y feo, injusto y malo, sin darse cuenta de que, por carambola, el régimen de Washington quedada igual o al menos como estúpido.

Ahora la programación es consecuente con la premisa de que la gente dentro de Cuba está ávida de productos comunicativos de reafirmación anticastrista. Regalado se propone incluso “llegar a los millenials” [1]. A tal efecto incorpora, entre los “novedosos y atrevidos programas” de Radio Martí, el popular espacio “Cambio de bola”, que el músico Gorki Águila abrió el 14 de marzo de 2015 en casa de Antonio Rodiles, alquilada como sede de Estado de SATS, con la llave de que “la disidencia puede ser muy divertida”. Ahora confirmó a Regalado el tono “jocoso muy divertido” del programa, que se realizará en Cuba y difundirá Radio Martí.

WEBinator y otras iniciativas

Regalado es también integrante de la Fuerza de Tarea de Internet para Cuba. De ahí que la reinvención del sitio digital martinoticias.com sea otra tarea de fuerza de OCB para levantar el bloqueo informativo del Estado cubano a sus ciudadanos. Este sitio publica tanto los contenidos informativos de Radio y TV Martí como sus propios contenidos originales, por ejemplo: que la caída de Machado y la derogación de la Enmienda Platt allanaron el camino hacia el castrismo.

La nueva política informativa cancela la prohibición de llamar “dictador” a Raúl Castro, algo que venía entorpeciendo la recepción de los mensajes. Ya se escuchan términos precisos como “el desgobierno de la dictadura”. Así mismo Radio y TV Martí se unió a la ONG Freedom House para la campaña “Cubano, conoce tus derechos humanos”, que da continuidad a los esfuerzos por divulgar la Declaración Universal (1948) entre cubanos. Tal empeño data por lo menos de 1976 y ha surtido notables efectos dentro de Cuba [2]. Desde allá se podrá llamar ahora al teléfono +1 (305) 437 7301 en Miami para denunciar violaciones de derechos humanos.

Coda

Todo lo anterior explica por qué Regalado afirma: “La Habana no había atacado a Radio y TV Martí por muchos años; ahora lo está haciendo, lo que quiere decir que está funcionando” [3].

Nota

[1] Así se denominan los nacidos entre 1980 y 1995, según el estudio global de la consultora multinacional PwC con la Universidad del Sur de California y la Escuela de Negocios de Londres. Otros estudios retrotraen el inicio hasta 1978 o postergan el final hasta 2002. Los millenials se conocen también como Generación Y, de tan grata recordación entre cubanos por aquel blog ciclónico de Yoani Sánchez que hizo temblar a la dictadura.

[2] Uno de los pioneros del activismo por los derechos humanos en Cuba, Ricardo Bofill, declaró hacia 1998 —para un panfleto pro-castrista del periodista colombiano Hernando Calvo Espina—que otro gallo cantaba en el exilio: “Aquí en Miami, con más de un millón de exiliados, no somos más de veinte personas que trabajamos por los derechos humanos”.

[3] Las declaraciones de Regalado fueron abordadas en el sitio Cubadebate por un tal Alejandro Gómez, quien se vende como “analista de temas internacionales” y oferta disparates como: “La OCB también estuvo involucrada en un escándalo al realizar pagos ilegales a decenas de periodistas de Miami entre 1998 y 2002, violando las leyes norteamericanas”. Ni el analista ni su editor indican qué leyes, porque los pagos no fueron ilegales.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.