Actualizado: 06/12/2021 17:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Artes Escénicas

El Teatro ha muerto

Se avanza hacia una cultura doméstica y la gente se quedará cada vez más en casa. ¡Viva el progreso!

Enviar Imprimir

Vsevolod Meyerhold (1874-1940) en Rusia, discípulo de Stanislavsky, lo intentó desde 1902 durante 37 años con más de 290 producciones. "La biomecánica del actor y el teatro teatral" fueron sus propuestas básicas. La idea era que el teatro debía teatralizarse para salvarse del cine, al igual que lo hizo la pintura con el invento del daguerrotipo. Practicó entonces el artificio teatral, lo que en aquella época, no podía hacer de ningún modo el cine.

Antonin Artaud (1896-1948) en Francia, doblando a una realidad más real que la realidad misma, cruel con los actores y con el espectador. Así Artaud intentó llevar a los espectadores a una experiencia delirante, enferma, que compitiera con la intensidad cinematográfica. Los colocó en el centro del escenario y los invadió con pesadillas balinesas. Influyó a dramaturgos como Jean Genet, Peter Weiss, Francisco Arrabal y Samuel Beckett.

Bertolt Brecht (1898-1956) en Alemania, tratando de dar a conocer las reglas del medio en el escenario, para que el espectador se apasionara con el teatro como lo hacía con el deporte. Creó el Verfremdungseffekt. Distancia de la emoción a favor del pensamiento.

Levantar al muerto

Llegaron los años sesenta. El cine ya había descubierto el sonido y aplastaba al teatro sin consideración con sus esteras de tanque, pero esto no asustó al teatro. Surgieron laboratorios por todas partes y doctores tratando de levantar al muerto.

El Living Theater (1947-1980) fundado por Judith Malina y Julian Beck, en Nueva York, con sus dramas poéticos, rompió la barrera Arte-Vida. Eliminaron la ficción en el comportamiento del actor, lo cual constituyó para ellos una actitud estética y política. En su espectáculo Paradise Now, el Living desnudó a todos sus actores, quienes invitaron a los espectadores a hacer el sexo en la calle, armando una orgía colectiva en plena vía.

Terminaron presos y no pararon de actuar en la cárcel, de condenar la represión sexual de las instituciones de poder. Lo hicieron sistemática y sostenidamente hasta el día del juicio, en el que los tuvieron que soltar por agotamiento intensivo ante la incansable irreverencia. No escuchaban a nadie, ni aceptaban reglas de comportamiento de ningún tipo. Hablaron todo el tiempo, no pararon de hablar. De actuar en el escenario de la vida misma.

Jerzy Grotowski (1933-1999) en Polonia, buscó la pobreza del teatro para enriquecer la relación actor espectador. Eran los años sesenta y la mística del actor santo funcionaba. "El teatro pobre" se convirtió en la estrategia por excelencia para todos los teatros de la época. La ausencia de recursos, lejos de ser una espada de Damocles para hacer teatro, resultó ser la mejor elección. El trance se convirtió en el ideal de los actores.

Peter Brook en Inglaterra, tratando de hacer un teatro íntimo para grandes masas, buscó una fusión entre el teatro oficial y el teatro under para revitalizar la escena de las grandes instituciones teatrales.