Actualizado: 26/04/2018 8:49
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Cuba, Elecciones, Rodiles

Ahora sí: cambio de paradigma

La vergüenza del cubano determina que, después de Fidel Castro, no se deje engatusar más por ningún otro cubano envuelto en la bandera de una causa política o social: nada de Díaz-Canel, pero tampoco Rodiles

Comentarios Enviar Imprimir

Tan solo en tres partes y con apenas siete mil y pico de palabras, Manuel Cuesta Morúa explicó en este mismo sitio que no haber colado en las asambleas muncipales ni siquiera uno solo de los 182 candidatos —preparados con mucho bombo y platillo mediático— “es afirmar entonces, sin quererlo, que #Otro18 triunfa [porque consolida] el cambio de paradigma para el cambio”.

Este cambio de paradigma se aprecia también en la bandería opuesta a #Otro18. Antonio Rodiles abogaba por que la gente saliera los domingos a la calle a marchar con énfasis en instar la liberación de presos politicos que a casi nadie importan y casi nadie conoce. Ahora Rodiles exhorta a no salir a votar el día de las elecciones, aunque el abstencionismo sólo favorece al status quo ante [1]. Rosa María Payá tiene al menos la cordura política de que hay que ir a votar en contra del desgobierno.

Aquella campaña dominical tenía como eslogan: “Si todos marchamos, el miedo y la dictadura se acaban“, a pesar de que primero tiene que acabarse el miedo para salir a marchar. Quedó para que cada lunes salga por ahí la foto de Berta Soler y dos o tres Damas de Blanco más con diez o quince mujeres policías que no dejan ni cruzar la calle. También los medios cambiaron de paradigma. Ahora cubren esta campaña con énfasis en que las Damas de Blanco piden ir a la iglesia. La nueva campaña de Rodiles tiene como lema: “Más Castrismo Para Qué”. Su originalidad consiste en promover una opción de futuro con paráfrasis de la pregunta retórica que Fidel Castro largó en 1960 para sentar su dictadura, ya establecida de antes, como única opción: “¿Elecciones para qué?”.

Táctica de Aníbal

En el evento Todos por una Cuba Libre [Miami Airport Hilton, 11 de octubre de 2016], el líder del Directorio Democrático Cubano, Orlando Gutiérrez, anunció que tenía proyectos con Rodiles. A los quince meses acaban de cuajar como promisorio movimiento de pinzas al estilo del legendario estatega cartaginés Aníbal (247-183 a.C.).

La pinza del insilio estriba en que, además de no ir a votar, la gente comparta info con amigos y familias, colabore con iniciativas personales, no participe en acciones represivas ni en convocatorias oficiales como el acto del 1ro de Mayo y filme con celulares las protestas callejeras, actos represivos, arrestos de opositores y abusos policiales para difundirlos en las redes sociales. La pinza del exilio radica en que la gente compartirá toda la info de la campaña en tales redes, enviará esta info a familiares y amigos dentro de Cuba y buscará otras infos sobre los crímenes del castrismo para compartirla en las mismas redes, amén de dar rienda suelta al activismo twittero con denuncias contra el régimen, que llegarían inclusive a las cuentas de Twitter de Raúl, Alejandro y Mariela Castro, así como de los “demás rostros del régimen [y también de] organismos y figuras internacionales”. Los hasgtags #MásCastrismoParaQué y #CubaSinCastro2018 se incluirán en memes, gif, ideas, comentarios, denuncias, críticas al régimen y noticias sobre Cuba para sivulgar en páginas personales y redes sociales.

Esta pinza exiliar se refuerza con el plan “Todos por Cuba Libre”, que “más de 25 organizaciones” han concertado para, entre otras cosas, cerrar el acceso del régimen a recursos económicos generados en EEUU y ganar para esta causa a militares patriotas. Hasta representantes de las resistencias venezolana e iraní asistieron a la presentación del plan, en el modesto y popular Hotel Biltmore de Coral Gables, donde entre otras cosas Gutiérrez sonó su alcancía: “No abandonaremos a ningún cubano que se levante dentro de la Isla, los vamos a ayudar a ellos y sus familias”.

Para estos mismos cubanos, Rodiles tradujo la máxima exiliar “No Castro, no problem” en términos de “Sin los Castro todos ganamos”. Sólo que la dictadura castrista no es cosa de familia, sino de partido único. En abril de este año tendrá jefe de Estado y Gobierno sin apellido Castro. Para nada afectará este movimiento de pinzas. Rodiles y Gutiérrez no correrán la buena suerte de Aníbal en Cannas, sino su mala suerte en Zama. Tienen la palabra los camaradas que usan Internet como máuser para hacer sus apuestas, pero esta del fiasco deriva simplemente de enfocar el problema cubano sin la hipocresía de la claque de quienes salieron echando de la Isla para zafarse del castrismo y desde afuera se deshacen en elogios y hasta hacen doctorados sobre vías distintas a las escogidas por ellos mismos para salvarse.

Tras ganar el castrismo la guerra civil, la única opción viable es emigrar y quien quiera quedarse o volver como salvador de la patria sin alzarse en armas tiene que ir a la guerra electoral. No porque esta lleve al triunfo, sino porque es la única vía pacífica que queda para hacer política. Para vivir de ella, desde luego, queda aferrarse al jarro del liderazgo opositor hasta que suelte el fondo, digo: se acaben los fondos.

Factores humanos de la cubanidad

La predicción del fracaso de la campaña que, según Rodiles, “marcará el 2018 como un año definitorio para el fin del castrismo”, se basa en que para llevarla a cabo Rodiles apela “a la esencia del cubano, a su espíritu virtuoso, a la vergüenza, a la honestidad, al valor y a su carácter emprendedor”. Ninguno de estos factores obra en favor de ninguna campaña opositora.

  • La esencia del cubano es un comodín recortado a gusto y conveniencia. El exespía Antonio Guerrero, por ejemplo, dijo en 2015 a su CDR que tal esencia “está en el barrio”. Y como la gran mayoría de la gente del barrio no votó a mano alzada por ningún opositor en noviembre pasado, 2017 marcó ya un año definitorio para la continuidad del castrismo. De nada vale consolarse con que no votaron como querían en el fondo de su alma por miedo a la represión, ya que...
  • El espíritu virtuoso del cubano se manifiesta políticamente en no seguir jamás a las víctimas y subirse siempre al carro del vencedor. Y tal como el enemigo descrito por Benjamin en su sexta tesis sobre la filosofía de la historia, el enemigo que Rodiles enfrenta “no ha dejado de vencer”.
  • La vergüenza del cubano determina que, después de Fidel Castro, no se deje engatusar más por ningún otro cubano envuelto en la bandera de una causa política o social. No podrá engatusarlo Díaz-Canel, pero tampoco Rodiles con marchas y contramarchas ni nadie más a la vista o fuera de ella, ya sea del desgobierno o la oposición.
  • La honestidad del cubano da todavía para que despache como ilusoria toda campaña centrada en espacios mediáticos y/o virtuales antes que en la Sierra y el Llano, así como para repudiar a unos cuantos que piden a Washington apretar las tuercas sin importarles amargar la vida de la mayoría de los cubanos adentro.
  • El valor del cubano se manifiesta en arriesgar la vida por escapar del castrismo antes que darla o amargársela en vano por quienes andan de un proyecto en otro sin irse pa’l monte con un fusil al hombro ni salir ensillaos a la calle.
  • El carácter emprendedor del cubano aflora en rehacer su vida y mejorarla fuera de Cuba, sobre la base de que, tras haber ganado Castro la guerra civil, la única salida razonable es emigrar, como advirtió Bolívar a toda Nuestra América en 1830, o ir tirando con ayuda familiar.

El movimiento de pinzas de Rodiles y Gutiérrez se define más bien por otro rasgo del cubano: la picardía. Los lidercillos de la oposición y la resistencia proceden tal y como los líderes del desgobierno: si fracasan en un proyecto, echan mano a otro. El cambio de paradigma es otro embaraje picaresco para seguir la rima, por mucho que fallen las campañas, de apearse con una detrás des otra.

Al igual que los “rostros del régimen”, los rostros de la oposición y la resistencia encajan en el trío Zayas [El Chino de la peseta], Tiburón [José Miguel Gómez] y Mamendi [Emilio Núñez] que Jorge Anckermann (1877-1941) escogió para la canción con que fustigaba la picardía tradicional kubizhe:

Siempre los mismos son, / siempre los mismos son, / los que quieren comer, / comer jamón. /Zayas, Tiburón, Mamendi, /todos nos prometen mil venturas que al país / salvarán de la ruina y el / cubano feliz será / mas yo digo: / esos caballeros lo que / deben hacer todos es coger una guataca y labrar la tierra / y al pueblo no fastidiar más.

Coda

No me vengan con que dan el pecho a la represión sin balas. El cambio de paradigma y las campañas mencionadas sirven tan sólo para arañar al fisco americano y entretener a cubanos incautos.

Nota

[1] Cf. Albert O. Hirschman: Exit, Voice, and Loyalty (Harvard University Press, 1970). La tendencia alcista de electores que no concurren a las urnas: 790,549 (2013), 850,284 (2015), 1,246,773 (2017) no ha influido (ni influirá) para nada en el avance de la oposición ni en el retroceso del desgobierno, tal y como no influyen las cifras de detenciones arbitrarias que informan tales o cuales contadores.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Reunión de opositores cubanos en Miami. En la foto (en primera línea y de izquierda a derecha): Jorge Luis García Pérez «Antuñez», Orlando Gutiérrez, Antonio Rodiles y Ángel MoyaFoto

Reunión de opositores cubanos en Miami. En la foto (en primera línea y de izquierda a derecha): Jorge Luis García Pérez “Antuñez”, Orlando Gutiérrez, Antonio Rodiles y Ángel Moya.