• Registrarse
  • Iniciar sesión

¿Ganar tiempo o perderlo?

9 Comentarios Enviar Print

La tira de Mafalda que encabezaba mi último post parece reflejar el sabor que deja el discurso que pronunciara ayer el General Raúl Castro (RC) en la Asamblea Nacional del Poder Popular. No es que albergase expectativas muy positivas sobre el particular, pero creo que es un mal augurio para el 2008.

Comenzaré por agregar algunos comentarios a los ya enviados por Romay Beccaria.

RC: (,,,) “el objetivo no fue enterarnos de los problemas. Realmente la mayoría de estos se conocían”

Si sabían de antemano los problemas, ¿por qué llevan entonces 18 meses sin actuar de manera concreta sobre ellos?

RC: “Muchos de los planteamientos se refieren a problemas locales o están asociados a deficiencias y errores de personas específicas, por lo que habrá que enfrentarlos y resolverlos de manera directa allí donde ocurren”.

En la jerga del Partido esa afirmación se traduce del siguiente modo: “discutan y resuelvan ustedes mismos los problemas de su radio de acción”. En el pasado medio siglo ese eufemismo no ha resuelto nada porque las causas de los llamados problemas locales son nacionales y sistémicas.

RC: “Además, se necesita tiempo para estudiar, organizar y planificar cómo alcanzar los objetivos propuestos, a partir de las prioridades establecidas”

¿Cuánto tiempo más necesitan? ¿Cuáles son las prioridades y quién ha decidido que lo sean en estos 18 meses? ¿Pagar al sector campesino lo que le debían? ¿Permitir las ventas de videos?¿Permitir la unión legal de gays y lesbianas en el patio del CENESEX que dirige su hija Mariela? ¿Promover una legislación en la Asamblea Nacional autorizando operaciones para cambiar de sexo? ¡¿Autorizar la venta de aviones a privados?!

La medida respecto a los campesinos iba dirigida a poner fin al incumplimiento de un deber contractual, no a dar inicio a un cambio estructural en la producción agrícola. Buen paso, pero largamente insuficiente para poner comestibles en la mesa del cubano de a pie. La venta de videos aporta entretenimiento alternativo para que la gente no piense en balsas, ni tampoco en poner antenas de satélite clandestinas con las que, además de las películas, pueden también ver noticias inconvenientes. La tres últimas medidas, personalmente, no las objeto. Pueden ser incluso loables. Pero me pregunto cuántas asambleas plantearon esos tres temas como prioritarios, si es que alguna se refirió a ellos. ¿Quién decidió que esos asuntos tomasen precedencia sobre el agobiante inventario de carencias que sufre el país?

Nada nuevo y concreto dijo Raúl en lo que respecta a solucionar el problema de la comida, vivienda, ropa, medicinas, transporte, la situación lamentable del sistema de educación y de salud, la atención a los miles de desplazados por desastres naturales en que han perdido todos sus bienes, las tasas crecientes de pobreza nacional que son particularmente graves en la zona oriental, el derecho al libre movimiento dentro y fuera del territorio nacional, la libertad para emprender negocios y trabajar sin depender del estado, el derecho de disponer de las viviendas y vehículos como genuina propiedad para poder venderlos o alquilarlos, el costo abusivo de las remesas y un sinfín de otras necesidades y desgracias.

Resulta ahora que ya conocían los problemas y como acostumbran decir los burócratas del patio: “estamos preocupados por todo eso y ya trabajamos en esa dirección”. Mención a liberar presos ninguna, salvo, claro está, la obligada referencia a “los cinco héroes”. Tampoco dijo nada acerca de la anunciada decision de suscribir dos instrumentos internacionales de derechos humanos que provocó el reciente pataleo del convaleciente hermano. Asignatura pendiente, al parecer.

Luego el General Raúl Castro comenta los “éxitos” en estos meses: a) poner a punto la maquinaria militar y represiva con la prolongada movilización que responde al nombre de “Caiguarán”, b) librarse de la relatora especial de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos, c) celebrar en la isla dos cumbres diplomáticas -de países no alineados y de Petrocaribe- al tiempo que siguen impulsando el ALBA, d) elegir los delegados del Poder Popular, e) mantener la llamada “revolución energética”.

Pero hay dos cosas que no menciona: a) el que con la discusión nacional el gobierno apenas logró recibir el último cheque de la población, pero esta vez no venía en blanco sino condicionado, y b) el fracaso de Hugo Chávez y Fidel Castro en el reciente referéndum en Venezuela. Ambas cosas son relevantes y marcan el inicio de otro tiempo para la elite de poder cubana.

Resulta ser que con el proceso asambleario en la isla y el referéndum en Venezuela, los dos pueblos han enviado un mensaje alto y claro: ambos rechazan el sistema que impera en la isla. Los cubanos quieren liberarse de él y los venezolanos se niegan a que lo importen a su país.

Quizás, quizás, quizás

El General Raúl Castro sigue soltando frases sugestivas con la aparente intención de preñar de expectativas el ambiente…pero no concreta lo que tiene en mente. Si de preñar se trata, este embarazo ha tomado ya dos veces el tiempo normal. Dieciocho meses en aquellos países donde las elecciones son cada cuatro años equivalen casi a la mitad de un mandato presidencial. Demasiado tiempo para poder seguir usando una retórica vaga que no se compadece de quien debe ya responder por su ejecutoria al frente del país. Quizás persuada con ella a algún corresponsal extranjero, pero no al ciudadano de a pie que sufre la cotidianidad de la isla.

Coincido con otros lectores: “ellos” quieren ganar tiempo.

Hasta ver si consolidan a Chávez, un nuevo presidente en Estados Unidos les levanta unilateralmente el embargo, la Unión Europea les abre de manera incondicional sus puertas u ocurre algún milagro y descubren la vacuna contra el SIDA. También hasta que mueran todos “ellos” y el que quede atrás se las arregle como pueda.

Pero quien pretende ganar tiempo es porque lo necesita. Antes no era así. Cuando existía la URSS, “ellos” tenían la vida por delante y el pueblo no estaba agotado de medio siglo de experimentos fallidos. Cuando no había millones de jóvenes que tienen muy poco que ver con “ellos”, no creían necesario ganar tiempo. Tenían todo el tiempo del mundo. Si ahora creen necesitarlo es porque –a pesar de que les resta poco de vida- se sienten en una situación vulnerable, y piensan que, al pasar los meses, tienen la posibilidad de mejorarla.

Eso plantea varias preguntas:

¿Es la nomenklatura cubana un monolito con iguales intereses y perspectivas?

¿Quiénes son “ellos” y que les hace sentir hoy inseguros?

¿Qué les hace creer que al cabo de algún tiempo su situación puede consolidarse?

¿Qué es necesario hacer para que –al menos algunos de “ellos” y su entorno- entiendan que el tiempo que intenten ganar por esa vía lo van en realidad a perder, lo cual puede traerles graves consecuencias a sus propios intereses?

¿Cómo se construye un consenso nacional por el cambio con tal nivel de legitimidad, dentro y fuera de Cuba, que “ellos” no puedan ignorarlo?

¿Qué iniciativas se hacen necesarias para que sean los cubanos los que guíen el proceso de cambio y no un mediador extranjero por buenas que puedan ser sus intenciones?

¿Cómo elevar el costo del inmovilismo y reducir el precio a pagar por el cambio, de manera que comiencen a considerarlo como opción?

¿Cuáles son las condiciones requeridas y los contenidos posibles de un cambio pactado?

¿Son adecuadas las actuales herramientas políticas para presionar a la elite de poder hacia un proceso de cambio pactado? ¿Hacen falta otras?

Si “ellos” se resisten a todo cambio pactado, ¿cuáles son las opciones y herramientas alternativas a recurrir?

Ellos creen estar asegurando el futuro de sus familias. ¿Lo estarán poniendo en peligro?

Creen estar ganando tiempo. ¿Lo estarán perdiendo?

Esta es la discusión.

Por lo demás, nadie tiene que preocuparse de que me tomen el pelo. Ya eso sucedió y hoy, además, estoy calvo.

Video con interrogantes al General Raúl Castro



Buscar en este blog

Sobre este blog

La sociedad cubana ante el cambio

Sindicación

Agregador para sindicación en XML

Autor: Juan Antonio Blanco

Juan Antonio Blanco

Juan Antonio Blanco Gil. (Cuba) Doctor en Historia de las Relaciones Internacionales, profesor universitario de Filosofía, diplomático y ensayista. Reside en Canadá.
Contacto: jablanco96@gmail.com

 

Mis tags

aislamiento ALBA Alvaro Colom America Latina América Latina amistad Argentina Asamblea Nacional asistencia humanitaria autodeterminacion autonomía ayuda humanitaria Barack Obama bases militares Bastión 2009 Bill Clinton Black Caucus bloqueo Boutflika Brasil Caetano Veloso cambio cambios en Cuba cambios en cuba cárceles Caribe Carlos Alberto Montaner Carlos Manuel de Cespedes Castro Chavez Chávez Chiang Kai Chek Chile China Clinton Collin Powell Colombia Comisión Interamericana de Derechos Humanos conflicto Conflicto Cuba Estados Unidos Congreso de Estados Unidos Congreso del PCC Congreso PCC Consenso Cubano Constitución de 1940 controles conversaciones conversaciones Cuba conversaciones migratorias Corea del Norte crisis crisis alimentaria Crisis de los Cohetes crisis en Cuba crisis en Honduras Crisis en Honduras crisis financiera Cuba Cuba y Estados Unidos Cuba-Estados Unidos Cultura cubana Cumbre de las Américas Damas de Blanco Declaración de Concordia demandas populares democracia deporte derechos humanos derechos migratorios desarrollo destierro diálogo diálogos diáspora Diáspora doables Dos Santos economía cubana elecciones en Estados Unidos elecciones en Honduras elecciones en Uruguay elite de poder embargo espias cubanos estado de derecho Estados Unidos etite de poder Europa exilio exilio cubano fascismo felicidad Felipe Pérez Roque Fidel Fidel Castro Fidel Castro. Cuba. Unión Europea Filarmónica de New York Generacion Y Generación Y generaciones gerontocracia gobierno cubano gobierno de Estados Unidos Gorki Granma Gustav hambruna Hilda Molina Honduras Howard Berman Hugo Chávez Hugo Chavez huracanes Ike Ingrid Betancourt iniciativa privada inmigrantes inmovilismo integración regional Internet internet intolerancia Iran John McCain Juana Bacallao Juanes Julio Fernández Bulté Kennedy Kruschev libertad libertad de expresión libertad de movimiento Libertad para los Cinco libertades Lincoln Díaz Balart logros socialistas Luis Posada Cariiles Machado Ventura maniobras militares cubanas Manuel Zelaya Mao Tse Tung Mesa Redonda Miami Michelle Bachelet micro créditos miedo migracion migración migración. derecho de circulación migración. diáspora migrantes migrantes cubanos militares militarizacion monarquía absoluta. líderes Musavi nación negociación negociaciones New York Times Nicaragua noviolencia Obama OEA Oliver Stone ONU oposición oposicion interna Oscar Arias Partido Comunista de Cuba paz Paz sin Fronteras Pepe Lobo Pepe Mujica permisos de salida y entrada a Cuba permisos de entrada y salida permisos de salida y entrada permisos de salida y entrada a Cuba Plebiscito polémica política política migratoria politica migratoria cubana presos presos políticos Propuesta para una Sociedad Participativa pueblo cubano. Obama Putin PYMES Ramiro Valldes Raul Raul Castro Raúl Castro Raul. Fidel reconciliación Reformas reformas régimen Reinaldo Escobar relaciones Cuba y Estados Unidos remesas represión revolución Revolucion Bolivariana Revolución Cubana Robert M Morgenthau Rusia Sara Palin Sean Penn seguridad nacional Silvio Rodriguez soberanía soberania socialismo socialismo de Estado sociedad civil sociedad de información soft power spoilers terrorismo tolerancia totalitarismo UNASUR Unión Europea Union Europea Venezuela VI Congreso viajes viajes a Cuba violencia en Honduras Yoani Sánchez Yoani Sanchez Zelaya

Archivo

Calendario

domlunmarmiéjueviesáb
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031