• Registrarse
  • Iniciar sesión

Los peloteros cubanos y el idioma

11 Comentarios Enviar Print

Peloteros cubanos deben poner out a la incomunicación

Por Fernando Vilá

ESPECIAL PARA EL NUEVO HERALD

Analizando los problemas de comunicación que ha tenido con la prensa el torpedero de Atlanta, Yunel Escobar, me vino a la mente escribir este artículo sobre dicha situación, que aunque silenciosa, puede afectar a muchos.

Y digo silenciosa pues no se refleja en estadísticas ni en numeritos, es algo que cuando sucede, poco a poco, va consumiendo la imagen de un determinado pelotero.

En resumen, se trata de la adaptación de estos peloteros cubanos a una nueva cultura, a una forma de vida totalmente diferente a la que ellos se criaron, los jugadores cubanos vienen de una sociedad que no tiene nada que ver con esta en ningún sentido y la adaptación puede ser dolorosa y difícil. El conocimiento del idioma puede ayudar mucho en este empeño.

En esta pelota de Grandes Ligas muchos factores convergen, algunas veces influyen situaciones que van más allá del terreno de juego. En esta nación estamos acostumbrados a escuchar las opiniones de los peloteros prácticamente día a día si existe algo relevante. En Cuba no es así.

Un ejemplo claro de esto es en la competencia de jonrones durante la celebración del Juego de Estrellas donde se pide la opinión del jonronero delante de todo el estadio, cuando finaliza su turno al bate. Eso es muy importante aquí. Los cubanos deben entenderlo de esa manera. Cuando no sucede de esta forma y el jugador no puede expresarse muchas veces se puede confundir y malinterpretar la actitud de ese pelotero.

En el caso de Yunel la incomunicación que ha tenido con la prensa por no sentirse confortable con el inglés le ha jugado una mala pasada. A pesar del enorme talento que tiene, si no se comunica con los que escriben, se le complica todo.

Imagínese un periodista que desea saber la opinión de un pelotero y que no puede conocerla. Puede pensar que el muchacho lleva acá poco tiempo y que todavía no habla su idioma, pero también puede pensar que el pelotero no le interesa comunicarse o no le da importancia a dar su opinión y por ahí empiezan los malentendidos.

Encima de esto, muchas veces los equipos piden a los jugadores extranjeros que mejoren el nivel de inglés. Puede ser complicado aprenderlo y eso se entiende, pero los directivos y los encargados de la prensa lo pueden ver diferente y se podría dar la sensación de desinterés de parte del jugador y eso en un profesional es muy mal visto.

Aclaro que no estoy justificando problemas de actitud, ni tampoco el bajo de rendimiento de peloteros cubanos en el pasado. No estoy diciendo que el hecho de no saber hablar el idioma de William Shakespeare sea la razón que no se juegue bien, pero si pienso que el no entender o hablar inglés conspira contra una buena adaptación a este béisbol y a la sociedad en general.

Si analizamos peloteros que son queridos por todos como Cal Ripken Jr, Derek Jeter o Albert Pujols tienen como factor común, además de la calidad, el trato amable y claro con la prensa. Por otra parte, otros como Barry Bonds o Gary Sheffield tienen calidad pero el trato con la prensa no es bueno y ahí está la diferencia.

Mi consejo para los cubanos que quieren hacer carrera en las Grandes Ligas es claro: aprendan inglés. No necesitan hablarlo o entenderlo perfecto, sólo comuníquense y mejoren sus habilidades y eso facilitará su adaptación al mejor béisbol del mundo.



Buscar en este blog

Sobre este blog

Béisbol cubano, cubanos en las Grandes Ligas y ligas profesionales.

Sindicación

Agregador para sindicación en XML

Autor: Fernando Vilá

Fernando Vilá Chao

Escritor, Director Ejecutivo de Pasión Magazine. Escribe desde Miami,FL
palmardejunco@gmail.com

 

Archivo

Calendario

domlunmarmiéjueviesáb
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930