• Registrarse
  • Iniciar sesión

Guantes mágicos

17 Comentarios Enviar Print

Guantes mágicos

Una de las comparaciones que con mayor frecuencia hacen los fanáticos cubanos de los últimos años es sobre quien fue mejor torpedero defensivo entre Germán Mesa y Rey Ordoñez. Esto, más allá de ser una simple comparación pasa a ser una discusión.

Por un lado Germán Mesa es considerado como el mejor torpedero defensivo de las Series Nacionales y uno de los mejores de la historia. Fue un jugador explosivo, con un alcance como pocos, relampagueante, no por gusto se ganó el sobrenombre de “El Mago”. Hizo jugadas en el estadio Latinoamericano que levantaban del asiento hasta al fanático mas pasivo, pocos llegan al hueco como él lo hacía, con soltura, con magia. Logró una combinación con el camarero Juan Padilla – otro majestuoso con el guante en la mano- que fue clave en los equipos de la capital de finales de los 80s y 90s.

Por otra parte, algo que se destaca en la defensa de Mesa es que jugó en una época donde prevaleció el bate de aluminio y pelota viva en la pelota cubana y las conexiones llegaban a su guante sin aviso previo.

Por otra parte, jugó en los estadios cubanos y jugar allí….Bueno, solo pensemos que las condiciones de los terrenos no siempre eran las mejores y la pelota no siempre llevaba el mismo recorrido. En su contra está la cantidad de errores que cometió en sus años de jugador y que el rigor de la pelota cubana no siempre es al máximo y solían ocurrir detalles importantes como el que no todos los bateadores corrían fuerte en una conexión y esto pudo hacerle más fácil algunos outs.

¿Que hubiera podido hacer este hombre de jugar en terrenos buenos y en otras condiciones? Lamentablemente nunca sabremos. Lo que si debe ser una opinión unánime es que Mesa es el mejor guante que ha pasado por las Series Nacionales. El público asistía al estadio para ver al Mago Germán hacer de las suyas.

En la otra mano tenemos a Rey Ordoñez, que siempre fue un pelotero subvalorado cuando jugaba en la isla y de hecho el propio Germán Mesa fue el causante que fuera el segundo torpedero de la capital y que jugara en el equipo Occidentales en un momento determinado. Básicamente fue desplazado de la posición seis del mejor equipo de la capital.

Ahora, seamos sinceros, Ordoñez no estaba en las mejores condiciones físicas dentro de la isla, y era más joven, menos formado. Esa realidad cambió al desertar en 1993 y llegar a Grandes Ligas tres años después. En las mayores estuvo 101 partidos sin cometer errores, un récord en su momento y algo que no muchos terrícolas pueden lograr. Fue uno de los mejores torpederos defensivos del mejor béisbol del mundo por tres temporadas consecutivas. Fue mágico en sus fildeos, ocupó muchas noches los programas deportivos de ESPN gracias a su guante. Poseía un excelente brazo, en fin, fue otro mago. Ganó tres Guantes de Oro consecutivos y es el torpedero cubano que más pergaminos de este tipo ha logrado en la historia. En nuestra opinión Germán fue mucho mejor pelotero que Rey en la isla, pero Ordoñez llegó a un nivel de excelencia con su guante en las mayores que Germán no tuvo en la isla.

¿Para usted amigo lector quien fue mejor Germán o Rey?

Bienvenida la discusión sobre este tópico que estoy seguro que en cualquier rincón del planeta donde haya un fanático cubano de béisbol será tema de debate.



¿Dónde estuviéramos?

3 Comentarios Enviar Print

¿Dónde estuviéramos?

Trece peloteros nacidos en la isla de Cuba participaron en las Grandes Ligas en la campaña de 2008. Hace medio siglo, en la del 58, fueron 14. Hoy Venezuela tuvo más jugadores debutantes en la temporada que los que tuvo Cuba en general. En el 1958, entre todos los países de América Latina llegaron a 18, solo cuatro más que la isla. Los números no mienten.

¿Dónde estuviera nuestro béisbol de seguir el país el curso que tenía en los primeros 60 años del siglo pasado? Esta pregunta estoy seguro que muchos se la han hecho muchas veces y las respuestas deben ser muy positivas, si analizamos el empuje que llevábamos. ¿Dónde estuviera el nivel de béisbol cubano si hubiera tenido las mismas oportunidades de apertura de otros países del Caribe? ¿Ya tendríamos por seguro una franquicia cubana en las Grandes Ligas? ¿Seríamos todavía después de Estados Unidos el país de más representación en las mayores o nos hubieran desplazado de todas maneras? Muchas preguntas que el tiempo y las circunstancias se encargaron de no darnos la oportunidad de contestar.

Hubo mejorías respecto a otros años, pues debutaron cinco cubanos y pasan de diez los de descendencia cubana, pero todavía no es suficiente. Hoy, los cubanos tenemos que aceptar que países como Canadá, y México, donde este deporte no es ni siquiera el deporte nacional, tengan más jugadores en las Grandes Ligas. Ni hablar de República Dominicana y Venezuela. Japón y Puerto Rico también nos superaron. Es una pena, pero es la realidad. Las causas son muchas. Se puede analizar y especular todo lo que se quiera acerca del futuro. Que si volvemos a ser lo de antes. Que si en un futuro podemos desplazar el nivel de los demás países. Todo lo que se quiera, pero la realidad numérica actual está delante de nuestros ojos.

Es cierto que fuera de la isla no están todos los que pudieran tener el chance de jugar en las mayores, pero también es una realidad que ni los peloteros del equipo nacional cubano, ni entre los que juegan en las Series Nacionales dan muchas esperanzas de que esto cambie, al menos en un futuro reciente.

La única esperanza para los amantes del deporte de las bolas y los strikes de la isla sería que con una verdadera apertura en Cuba pudiera comenzar a existir un éxodo masivo de peloteros hacia el mejor béisbol del mundo y volver a tratar de ocupar nuestro otrora lugar. Ahora, ¿cuántos serían, 30, 40, 80? ¿En qué tiempo desplazaríamos a los demás países del área? ¿Estamos en condiciones de exportar esa cantidad de jugadores en poco tiempo? ¿O estamos tan atrasados en este deporte que nos va a ser muy difícil alcanzar a los países latinos que nos tomaron la delantera y tendremos que esperar varias generaciones futuras para mejorar? Muchas preguntas que esperan por los comentarios de nuestros lectores.



Nombres sui generis en el béisbol

3 Comentarios Enviar Print

Nombres sui generis en el béisbol

En los últimos años Cuba ha cambiado drásticamente en todos los sentidos, hay poca similitud entre la actualidad diaria de la isla y el pasado. Los cubanos miran fotos y recuerdos como algo lejano, y difícil de recuperar.

Esos cambios también se notan y mucho en los nombres con que identifican a sus hijos al nacer. Nuestro pasatiempo nacional, no está ajeno a esa realidad nacional.

Es una mezcla de nombres, que en muchos casos resultan impronunciables y difíciles de entender. Un poco atrás, la influencia del ex campo socialista trajo nombres como Vladimir, Boris, Serguei, Yuri, Valeri en fin, eran diferentes, pero se sabía el origen. En la actualidad es muy difícil identificar la procedencia de estos nombres. No tienen relación alguna con la idiosincrasia de la isla.

Entre los jóvenes escasean los nombres comunes de antaño como Juan, Pedro, José, Jorge, Pablo, los nombres tradicionales y comunes de la Cuba de ayer. En muchos casos es muy difícil determinar si los nombres se refieren al sexo femenino o masculino. Algunos dicen que muchos de estos nombres salen de la combinación entre los nombres paternos y maternos.

Echándole una mirada a los rosters de los equipos de la próxima Serie Nacional encontramos nombres verdaderamente interesantes. Nombres más cercanos a los de un país africano o a uno del Medio Oriente. O una mezcla de los dos, nada que ver con la esencia nacional. Algunos ejemplos de esta realidad nacional son:

Ifreidi, Osniel, Onel, Noelvis, Dainniel, Donal, Odelvis, Frederich, Adir, Edelkis, Iislet, Liuber, Joan, Wendy, Raidel, Reidel, Rainier, Leugin, Irandy, Rolexis, Delmis, Maikel, Jokel, Ebris, Alden, Arleys, Maicel, Orelvis, Danger, Dublas, Delmis, Jonder, Abdel, Liobel, Alien, Loidel, Ubisney, Damichel, Norlis, Onecio, Gionni, Lisnel, Lisdey, Rudeldis, Selme, Urmanis, Miralis, Onelkis, Leris, Rudens, Dalier, Vismay, Urmanis, Kenen.

La letra Y parece tener predilección entre los cubanos de hoy en día.

Yuniesky, Yuliesky, Yoelvis, Yordanis, Yanuorky, Yoarislevis,Yenier,Yoan, Yusel, Yusef,Yaimel, Yusbel, Yandy, Yousel,Yaleski, Yoanis, Yaimel, Yuskiel, Yasmani, Yohilem,Yandy,Yariel,Yoandy, Yaniel,Yoannis,Yunier, Yuleski,Yusdel,Yairon, Yasser, Yarosky, Yoelkis, Yogey, Yorbis, Yorelvis, Yaibel, Yaroski, Yurisley, Yannier, Yoendri, Yeral, Yohenis, Yusded.

No, no está leyendo el diario de algún país lejano, está repasando los nombres de los jugadores de béisbol de la isla de Cuba. La imaginación del cubano no tiene límites.

Coleyanco Rancol ex jugador de cuadro de la Isla de la Juventud es dueño de un nombre y apellido digno de mencionar. Por otra parte, Joice Su Casella de los Metropolitanos de la capital también se encuentra en la misma posición.

Mención aparte para los nombres de Camilche, Odrisamen, Ian, Ixis, Alieski, Irbid, Eliut, Esdiani, Chery, Elicrides, Vicyohandri, Ennys, Jeison, Aroldis, Roilbert, Leyán, Idel, Eglis, Enoyder.

¿Quizá la influencia de la religión Africana, muy común en estos tiempos en la Mayor de las Antillas haya tenido algo que ver con este cambio radical a la hora de nombrar a los progenitores? ¿Esto es un ejemplo claro de que la Cuba de hoy no tiene nada que ver a la Cuba de ayer? ¿Este tipo de cosas nos aleja de nuestra idiosincrasia nacional? ¿Es sólo producto de la imaginación del cubano?, pues algunos dicen que muchos de estos nombres están ingeniados con la combinación de los nombres paternos y maternos. ¿O esta realidad es una combinación de varios factores?



Un gigante de cumpleaños

5 Comentarios Enviar Print

Un gigante de cumpleaños

Hoy 26 de octubre se cumplen 62 años del partido inaugural en el famoso Estadio del Cerro. Por esos terrenos han pasado los mejores peloteros cubanos de las últimas seis décadas. La historia del béisbol de la isla pasa por este lugar de una forma muy amplia.

Este estadio es una de las pocas cosas-por no decir la única- ligadas al béisbol que conecta la desaparecida Liga Profesional cubana con la actual Serie Nacional. Aunque le hayan cambiado el nombre a Estadio Latinoamericano y en la isla hayan tratado de borrar toda la historia anterior, el Gran Estadio de La Habana sigue allí en el corazón del Cerro. Por ese home plate ha pasado lo mismo un pelotero del Almendares en la década de los 50s que uno de los Industriales de estos tiempos, por poner dos ejemplos.

Seis décadas después del primer encuentro ese sigue siendo el estadio principal de la nación cubana. El Latino ya no cumple las condiciones ideales de un parque de estos tiempos, está viejo,no tiene la estructura interna de un estadio moderno y no cumple los requisitos, entre otras cosas, por la falta de espacio de parqueo y su localización para poder ser sede de una liga profesional, o quien sabe, hasta de un futuro equipo de Grandes Ligas en la capital cubana.

¿Que podemos hacer con el Gran Estadio del Cerro en un futuro? ¿Pudiera ser convertido en el futuro Salón de la Fama de la pelota cubana? ¿O en una especie de museo que recoja toda la historia de nuestro pasatiempo nacional? ¿Se podrá remozar y prepararlo para futuros empeños?



Por amor a la pelota

4 Comentarios Enviar Print

No podía ser de otra manera. Marino Martínez Peraza tenía que plasmar toda su entrega y amor por la pelota cubana en un libro. Tantos años de trabajo, dedicación y búsqueda de datos no podían ser en vano. Y el resultado es el libro Por amor a la pelota.

En una recopilación de más de 430 páginas se recoge la historia del béisbol amateur cubano en toda su amplitud. Desde Conrado Marrero hasta Frederich Cepeda pasando por Armando Capiro están mencionados en Por amor a la pelota. La Unión Atlética Amateur, todos los campeonatos desde 1914 hasta 1960. El libro no discrimina épocas y recoge a las actuales series nacionales de una forma amplia, desde la primera en 1962 hasta la última ganada por Santiago de Cuba. El libro está lleno de estadísticas donde aparecen todos los campeonatos cubanos. Líderes individuales, Equipos Campeones con sus rosters, box scores.

Aquí podemos encontrar muchos peloteros con sus estadísticas que se han ido quedando en el olvido y apenas se mencionan, pero que siguen en el corazón de los cubanos.

Es un material de referencia para todos ya que cuenta también con las series internacionales donde ha participado Cuba. Campeonatos Mundiales. Juegos Olímpicos, Campeonatos Centroamericanos, Campeonatos Panamericanos, Copas Intercontinentales, todo esto junto a muchas fotografías. Desde el primer torneo centroamericano en 1926 hasta la Olimpiada efectuada en Pekín. No existe otra obra que recopile toda esta información.

Marino Martínez nació en Güira de Melena y actualmente escribe en el Nuevo Herald donde se destaca con su columna dominical. Anteriormente fue director de deportes del Diario las Américas. El libro saldrá a la venta en unas semanas.

El que quiera leer, recordar y disfrutar de toda esta pelota puede llamar al número de teléfono 786-252-8331 o escribir a la dirección de correo electrónica: mmartinez111@atlanticbb.net



Buscar en este blog

Sobre este blog

Béisbol cubano, cubanos en las Grandes Ligas y ligas profesionales.

Sindicación

Agregador para sindicación en XML

Autor: Fernando Vilá

Fernando Vilá Chao

Escritor, Director Ejecutivo de Pasión Magazine. Escribe desde Miami,FL
palmardejunco@gmail.com

 

Archivo

Calendario

domlunmarmiéjueviesáb
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930