• Registrarse
  • Iniciar sesión

Colapso Beisbolero

11 Comentarios Enviar Print

Colapso Beisbolero

Para cualquier país una medalla de plata olímpica en determinado deporte puede ser motivo de júbilo, sin embargo este sentimiento no es igual para Cuba y el béisbol. Además de todo lo que ha acontecido a través de la historia en la pelota de la isla, las autoridades cubanas le ponen mucho empeño a este tipo de acontecimiento. No es sólo lo que significa el deporte de las bolas y los strikes para los habitantes de la Mayor de las Antillas, sino que a este importante elemento de idiosincrasia nacional se une la parte política que La Habana pone alrededor de todo este asunto. El equipo nacional cubano va a estos torneos sólo con el objetivo de ganar, lo contrario se considera un fracaso. Para ellos la cita cuatrienal junto al Clásico Mundial son los más importantes torneos, perderlos es una desgracia de repercusión nacional. De la forma que yo lo veo el beisbol cubano está en coma y va a ser difícil resucitarlo.

Las causas de esta situación son muchas y muy variadas. Cinco décadas de aislamiento casi total del mejor béisbol puede ser la principal razón. Un deportista de cualquier deporte mejora cuando necesita superar su nivel, porque los rivales mismos se lo exigen, ese, no ha sido el caso de la isla por mucho tiempo. Ni siquiera en la actualidad, porque, aunque los rivales de ahora son profesionales y mejores que los universitarios y amateurs de décadas anteriores, estos jugadores a los que se enfrenta el equipo cubano no son ni por asomo los mejores peloteros del mundo. No olvidemos que en este tipo de competencias no están los mejores jugadores del planeta.

Los Estados Unidos asistieron a los Juegos Olímpicos con un equipo sacado de las menores y sin mucho acople previo. Canadá, Corea y Japón no utilizaron a sus jugadores que están en el Big Show. Si hablamos de México, República Dominicana, Venezuela y Puerto Rico, veremos que estas naciones ni siquiera se interesaron por asistir con buenos equipos a las eliminatorias a pesar de tener decenas o cientos de peloteros de más calidad que los que otros países de menor rango presentan en estos eventos internacionales. No perdamos de vista que los mejores peloteros que Cuba puede presentar en un campeonato internacional están allí. ¿Esta situación es culpa del pelotero cubano? Por supuesto que no, ellos no tienen nada que ver, esto es lo que tienen. ¿Por qué los jerarcas de la isla prefieren ir a este tipo de eventos y no a una Serie del Caribe, por poner un ejemplo? Porque así pueden usar los resultados para propaganda y como consumo interno. Pero todo esto, aunque han ganado en el pasado muchos de estos torneos, al final, va en detrimento del béisbol cubano, el cual después de muchos años, con sus máximos exponentes anda pasando trabajo a este nivel olímpico.

También es cierto que siempre se quedan fuera de las nóminas del equipo Cuba peloteros de las Series Nacionales con suficiente calidad para integrar la novena y se quedan fuera por la clásica piña de siempre o por temor a deserciones. Por otra parte, es un hecho que en las ligas mayores hay algunos jugadores cubanos llegados recientemente de la isla que en una situación normal pudieran representar al país, pero de cualquier manera no cambiarían mucho el nivel que demostraron en el terreno de juego.

Los peloteros cubanos son profesionales igual, siempre lo han sido así, la gran diferencia es que ahora juegan ante peloteros del mismo nivel que ellos y ganan y pierden por igual. Ya no dominan como antes. Últimamente han tenido derrotas ante USA y Corea, y han perdido importantes torneos internacionales que demuestran que estas novenas cubanas ya no dominan a su antojo, independientemente de que puedan ganar algún torneo. Ya no son tan dominantes como cuando jugaban ante peloteros puramente amateur.

Sobre esto debemos reflexionar. Es cierto que varios de los peloteros de este equipo individualmente pueden tener suficiente nivel para jugar en un equipo de Grandes Ligas, es cierto que hay algunos ya en las Ligas Mayores que hubieran estado en este equipo Cuba olímpico, y juegan en las mayores día a día. Pero también analicemos que esta novena de ahora es inferior a los equipos de décadas anteriores, ya que hay menos profundidad en el pitcheo, menos fuerza al bate y en general pocos jugadores que se destacan. El promedio de edad de estos jugadores es alto. Diez de los 25 de Beijing tenían más de 30 años. Seis tienen 35 o más incluidos los dos lanzadores en que más confían: Pedro Luis Lazo y Norge Luis Vera. Se acabaron aquellos tiempos donde habían varios lanzadores cubanos de calidad, o toleteros ofensivos más completos que estos. De hecho en la década de los 80s, para poner un ejemplo se quedaban en los equipos Cuba B y C peloteros con mucho nivel. Eso, ya es historia.

Si la isla no puede presentar un equipo con suficientes peloteros de nivel que puedan ganar este tipo de campeonato o mostrarse mejor, quiere decir que están en una situación precaria muy difícil de salvar, por lo menos en lo inmediato y sobre todo cuando tienen para el año próximo el compromiso de asistir al Clásico de Béisbol Mundial.



Buscar en este blog

Sobre este blog

Béisbol cubano, cubanos en las Grandes Ligas y ligas profesionales.

Sindicación

Agregador para sindicación en XML

Autor: Fernando Vilá

Fernando Vilá Chao

Escritor, Director Ejecutivo de Pasión Magazine. Escribe desde Miami,FL
palmardejunco@gmail.com

 

Archivo

Calendario

domlunmarmiéjueviesáb
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031