• Registrarse
  • Iniciar sesión

Palmar de Junco, ¡Para hablar de béisbol cubano!

8 Comentarios Enviar Print

Palmar de Junco, ¡para hablar de béisbol cubano!

“Un paso más y llegamos”, esta simple frase resume el nivel y avance que llevaba el béisbol cubano en sus primeros 85 años de existencia.

Desde el primer partido oficial jugado en 1874 en el Palmar de Junco, en Cuba, hasta este 2008 han sido muchos los peloteros y momentos para destacar. En estos casi 134 años ha ocurrido una infinidad de sucesos alrededor de nuestro pasatiempo nacional que dan información suficiente para llenar muchos libros y, además, pasar horas conversando del tema.

El béisbol en Cuba es pasión, es locura, es la misma esencia de la vida para los nacionales; nada pasa inadvertido a los ojos del fanático cubano. Cada cubano se siente conocedor de este deporte como el que más; cada uno hace función de manager dentro de sí mismo; eso es inevitable en la cultura de la isla y se ha mantenido así desde toda la vida.

En un momento dado de la historia, la pelota cubana estaba en la cúspide mundial sólo superada por la que se jugaba en los Estados Unidos. La liga profesional cubana de béisbol con los clubes Almendares, Cienfuegos, Marianao y Habana, gozaba de todo el prestigio que se pueda tener. Su calidad, infraestructura y seriedad eran una excelente carta de presentación. Los peloteros de la raza negra norteamericanos que no podían jugar en los Estados Unidos debido a la discriminación racial de entonces, viajaban a La Habana a probar su calidad. Los clubes de Ligas Mayores muchas veces escogieron la isla para jugar partidos de fogueo y en muchos casos salieron derrotados. Cuba, mediante cualquiera de sus clubes, fue dueña de la mayoría de los títulos en la Serie del Caribe, llamada Serie Mundial Latina.

A nivel amateur, la liga cubana también no era segunda de nadie y esos jugadores campeaban por su respeto ganando campeonatos mundiales y centroamericanos.

Por otra parte, los cubanos ayudaron a introducir el béisbol en los países del Caribe que hoy lo practican con importantes resultados y en el terreno de juego se destacaron por igual en el extranjero.

Pero no sólo estos avances eran en el terreno de juego, en la parte administrativa Cuba estaba con los Cuban Sugar Kings a las puertas de obtener una franquicia en las Grandes Ligas. Algo que sólo Canadá, como país extranjero, ostenta hoy en día.

Después de 1959, comenzó un declive paulatino y lógico en la presencia de los cubanos en Grandes Ligas por la triste realidad de que los jugadores de la isla no pudieron probar más su nivel en la mejor pelota del mundo. Esto trajo como consecuencia que comenzaran a aparecer de una forma más masiva los hijos de cubanos nacidos fuera de la isla, lista que cada día aumenta más. Dentro de la isla profesionalizaron deportivamente las Series Nacionales y comenzaron literalmente a arrasar en cuanto campeonato internacional jugaron, pero nunca enfrentándose a los mejores del mundo. Surgieron muchos jugadores con suficiente nivel para jugar en Estados Unidos, que serían los seguidores de aquella calidad mostrada por décadas pero el destino no los dejó probarse en Grandes Ligas. Nunca sabremos hasta donde hubieran podido llegar.
Como resultado de este autoaislamiento por medio siglo, hoy en día la pelota cubana no parece estar en su mejor momento; la realidad de no enfrentarse a los mejores del mundo por décadas, unido a la crisis que de una forma u otra azota a la isla ha pasado la cuenta, y ha logrado mermar ese avance que lucía imparable de la pelota cubana.

Mientras tanto en la pelota de Grandes Ligas siguieron jugando figuras criollas de reconocida calidad que mantuvieron la llama encendida en esta pelota. En la década de los años 60s era común ver peloteros de la isla en primera plana en el Big Show.

Es imposible resumir toda la historia de este béisbol en un solo artículo; siempre nos quedaremos cortos de espacio. Siempre dejaremos afuera pasajes y personalidades importantes sin mencionar. La palabra béisbol siempre ha estado ligada a la historia de la isla y viceversa. Todo este nivel ha llevado que seis cubanos estén integrando el Salón de la Fama de Cooperstown un mérito que entre todos los demás países latinos no alcanzan.

Palmar de Junco llega a la red con el objetivo de convertirse en un vehículo de intercambio para los amantes del béisbol cubano; un espacio donde se pueda debatir de una manera transparente, libre y abierta sobre el presente y el futuro, y la historia de nuestro deporte nacional. Porque, en un final, el béisbol cubano se merece todo el reconocimiento del mundo. Bienvenida la discusión sana de los fanáticos de béisbol, a través de Palmar de Junco



Buscar en este blog

Sobre este blog

Béisbol cubano, cubanos en las Grandes Ligas y ligas profesionales.

Sindicación

Agregador para sindicación en XML

Autor: Fernando Vilá

Fernando Vilá Chao

Escritor, Director Ejecutivo de Pasión Magazine. Escribe desde Miami,FL
palmardejunco@gmail.com

 

Archivo

Calendario

domlunmarmiéjueviesáb
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031